La burocracia sindical nos cuenta como irse a la pesca y comerse el tanto

.

En diálogo con COMUNA Jorge Ojeda, capitán de pesca y afiliado a la Asociación Argentina de Capitanes de Pesca, nos cuenta los cómo y porqués del conflicto que se viene desarrollando desde hace años en el puerto de la ciudad.

:

¿Podrías hacer un poco de historia del conflicto hasta llegar a la situación en la que se encuentran ahora?

:

En noviembre de 2009 la presidenta de la Nación se sienta a conversar con las cámaras armadoras. Las cámaras pedían la renovación por 15 años del permiso de pesca y la Presidenta les dice que si quieren eso, se tienen que sentar a dialogar con los trabajadores del sector y formalizar el Convenio Colectivo de Trabajo y que para eso tienen un plazo de dos años. Es decir, desde noviembre de 2009 a noviembre de 2011 se tenían que cerrar estas negociaciones. Había sindicatos que tenían CCT y tenían que conciliar las paritarias. Y había otros, como el nuestro, que nunca tuvieron convenio colectivo de trabajo. En 2010 nosotros veíamos que nuestro sindicato hacía oídos sordos e íbamos en forma periódica preguntando a los dirigentes qué estaban haciendo a raíz de ese comunicado oficial que había salido en la Nación. Era muy difícil ubicar a la dirigencia. Nos decían que estaban haciendo algo y que estaban analizándolo. Pasaron los meses y llegamos a mayo de 2010, cuando nos autoconvocamos y resolvimos que teníamos que pedir una asamblea extraordinaria para tratar el proyecto del CCT, así el sindicato lo podía discutir en una mesa de negociación con las cámaras. Durante todo ese período estuvimos armando ese CCT. La experiencia laboral nos ha llevado a aprender muchas cosas. Queríamos tener un proyecto que nos proteja: cuando a un trabajador lo contrataba una empresa para que vaya a Comodoro Rivadavia sabíamos que les correspondía alojarnos en un hotel, darnos la comida y los viáticos hasta que el barco salga. Nosotros nos fuimos protegiendo. Por ejemplo, cuando había “veda biológica” (con la que los barcos tienen que estar parados durante 55 días) no se trabaja y no se cobra: es a destajo. Si al armador se le ocurría no sacar el barco para pintarlo, ese mes no se cobraba. Entonces nosotros nos protegimos económicamente por este tipo de paros raros que nos pueden llegar a suceder en el transcurso de una etapa laboral.

Pedimos asamblea extraordinaria a la comisión directiva, presentando firmas. Ellos empezaron a dilatar la situación. No les quedó otra, frente a la insistencia, que darnos la asamblea en agosto del 2010. Lo primero que hicimos fue ir a buscar un veedor del Ministerio de Trabajo e invitarlo a la asamblea, llamamos a los medios -pero no los dejaron entrar- y convocamos a todas las personas.

:

Antes de que ustedes pidieran estas asambleas, ¿el sindicato lo hacía?

:

No. No convocaba. El sindicato se estuvo manejando en forma secreta. Llamaba a una asamblea o asamblea extraordinaria (según le convenía) pero la gente nunca se enteraba. Hacían memoria y balance, modificaban el estatuto y nadie se enteraba.

En esa asamblea que logramos, se mociona por el pedido de tratar el proyecto de CCT. Ellos presentan dos y nosotros presentamos el nuestro. Había puntos que pulir ya que todo lo hicimos con la experiencia. Se aprueba el convenio y se eligen seis trabajadores para que cuando el Sindicato vaya a defender el CCT esas personas sirvan de voceros de los trabajadores, porque no les creíamos que ellos iban a defenderlo.

Los más creíbles eran los trabajadores que fueron elegidos en la asamblea, que iban a acompañar a la comisión directiva y no a tener voto, simplemente a estar ahí. Después de la asamblea, cinco personas se quedan a trabajar y a pulir ese CCT. Se le presenta ese mismo proyecto a otro sindicato hermano, al Centro de Patrones de Pesca (agrupa a todos los capitanes de los remolcadores, los buques petroleros, de los buques de ultramar, etc.). En Mar del Plata hay compañeros que están afiliados a ese sindicato. Hablamos con el Subsecretario, le mostramos el proyecto y lo tomó como propio. Y nos dijo que si queríamos “con mi equipo vamos a tratar de protegerlos aún más en la parte legal”. Nos pareció bárbaro porque nadie nos había ofrecido nada. Nos volvimos a reunir para que nos muestre las modificaciones que nos protegían aún más e incluyó a la mujer. Quedó un proyecto perfectamente completo que coincidía, hasta ese momento, con la Asociación de Capitanes. Lo entregamos y nos sellaron todas las hojas. Empezaron a pasar los meses y no teníamos noticias. Nos decían que “estamos defendiendo lo de ustedes, nos cuesta mucho, no nos quieren aprobar nada”. Y en septiembre del año pasado ellos hacen una asamblea informativa en la que participé con un grupo de compañeros y nos dijeron que estaba muy difícil la situación. Nosotros sabíamos que ya habían firmado cosas del convenio. Entonces empezamos a dudar y les dijimos que no se equivoquen. En octubre sale una nota en La Capital “La Asociación Argentina de Capitanes de pesca firmó el CCT después de 35 años de no tener convenio”. Una publicidad increíble. Hicieron una fiesta privada para festejar y firmaron lo que quisieron. Firmaron otro CCT que era totalmente ridículo, peor que los otros dos proyectos que presentaron en 2010.

Fuimos trabajando y viendo la precariedad que tiene este convenio. Hoy lo notamos aún más porque estamos en huelga por otros gremios de otro sector: las empresas no nos llaman y en el sindicato no hay nadie. No tenemos ningún aporte, no estamos protegidos en nada.

:

¿Dónde está la conducción del Sindicato?

:

La semana pasada nos fuimos ala Asociaciónde Capitanes a hablar con la dirigencia gremial. No estaban y dijimos que queríamos una asamblea extraordinaria para trabajar tres puntos: salario, convenio colectivo de trabajo actual y obra social. Porque la misma conducción del sindicato son los directivos de la Obra Social. Aún trabajando no podemos cubrir los gastos que exige la obra social para brindar el servicio de salud. Quedamos endeudados.

El miércoles nos presentamos de vuelta y nos dijeron que el Secretario Gremial estaba navegando. Le entregamos una nota por escrito pidiendo esa asamblea, de la cual nos firmó recepción. Salimos de ahí y encontramos al Secretario Gremial en un cajero del Banco Nación de Edison y Gaboto, haciendo fila para cobrar. Hablamos con él por el pedido de asamblea y nos dijo “lo vamos a tratar, me tengo que reunir con la comisión directiva y ver si está hecho dentro del ámbito legal del estatuto”. El jueves fuimos a preguntar de vuelta y no tuvimos respuestas. Entonces el viernes fuimos a los medios e hicimos un comunicado de prensa (continuar leyendo AQUÍ).

:

Mar del Plata, 14 de mayo de 2012, 19:15 hs.


Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s