Cebalo fuerte y caliente, que está fresquito…

 .


Jueves 7 de Junio 2012, Abbey Road, Mar del Plata

.

En el año 2005, si la memoria no me falla, me encontraba trabajando con la banda que por aquellos entonces era la estrella local, Ligeia Circus. Se había realizado un ciclo de recitales en un lugar del que aún hoy queda la fachada tapiada: Living Soul. Una de las fechas de aquel ciclo llevó a Ligeia a compartir escenario con dos bandas que por aquellos momentos estaban emergiendo de la escena porteña: Doris y Bicicletas. Recuerdo que quedé impactado con la prueba de sonido que realizó la primera de ellas. Subieron, enchufaron, tac, tac, tac y bajaron. Nunca había visto una prueba tan maquinalmente calculada, los cortes eran quirúrgicos; podría decir que hasta estaba cronometrada. Y no sólo era lo instrumental. Lo que más me llamó la atención fue el manejo de las voces, las armonías y nuevamente esa precisión tajante en los tiempos. El show fue buenísimo y de esta banda cada vez escuché menos, hasta que, como tantas veces sucede, los perdí en la niebla rockera.

Hace pocos años, empezó a sonar más y más un nombre que fue pasando de boca en boca, de grupo de universitarios fumones a otros, de reuniones en casas desveladas a otras, de adolescentes que descubren el libertinaje noctámbulo, la hechadumbre y la itinerancia estudiantil. El nombre en cuestión era Onda Vaga y su música amenizó infinidad de veladas desde el 2008 en adelante.

El año pasado los vi por primera vez en vivo. Disfruté mucho del recital. Cuando terminó, un amigo me comentó que el grupo en cuestión es lo que devino de aquella banda: Doris[1]; y, de hecho, un par de sus temas más referenciales son de aquella época. Tras una temporada en Cabo Polonio– lugar ubicado en la costa atlántica uruguaya, elegido recientemente por jóvenes de clases medias para vacacionar, atraídos por su espíritu bohemio y desurbanizado –, aquellos chicos que venían despuntando en el rock alternativo, se juntaron con un par de amigos venidos de Michael Mike[2] e hicieron un viraje que  igualmente les sentó muy bien.

.

                                                                                                                                                                       Foto: Juan Verdes – http://www.facebook.com/juan.f.verdes
.

El jueves por la noche en Abbey Road, entre ráfagas heladas que hacían doblarse sobre su propio eje a los expectantes asistentes mientras hacían fila, llegó otra vez Onda Vaga a nuestras costas. Nuevamente trajeron consigo ese espíritu festivo, el vientito mediterráneo, candombero y centroamericano que puso algo de calorcito en la noche con su cadencia nostálgica y la sensualidad de ese ritmo despreocupado. Alegraron e instalaron algo de melancolía en los corazones mientras todos los esqueletos se sacudían.

Creo que nunca vi Abbey Road tan lleno, ni siquiera con bandas de larga trayectoria. Muchas chicas, chicos bien jugando a la hipponeada y sacando a relucir el cool style, algún corazón sensible que se dejó llenar por las lindas canciones, espíritus progresistas afín a sectores militantes, algunos voladores amantes cariñosos y otros amantes de las mismas lindas canciones que disfrutan de la música. Hippies no había, eso está claro. Pero el clima fue festivo desde el preciso momento de la Vaguiseñal. Todos despegamos hacia ese parque de ilusiones paganas… y cada vez que sonó un tema de Fuerte y Caliente hubo una explosión de algarabía. Baile, sonrisas y cachengue.

.

                                                                                                                                                                       Foto: Juan Verdes – http://www.facebook.com/juan.f.verdes

.

El hecho de que la banda esté explorando la orientación que va a desarrollar en su tercer disco se vio evidenciado por algunas pruebas sutiles que realizaron a lo largo del show. Presentaron un tema nuevo y ni bien se identificó ese inigualable tempo cumbianchero, la gente respondió al instante, como un acto reflejo bien desarrollado. “¡Cumbia!” se escuchó desde el escenario, como si fuera la voz de mando anunciando la dirección que tomaría el barco. El experimento fue satisfactorio. Quién iba a decir que en el 2012 los chicos bien iban a bailar cumbia en vez de música electrónica…

Otro detalle simpático; cuando se acercaba el final de las canciones, dispararon: “Ahora vamos a hacer un cover de Devendra Banhart[3]”. Hubo quienes lo festejaron, otros que no creímos y la gran mayoría parecía no saber de qué hablaban. Esto mismo que pude identificar desde abajo, calculo que es el mismo estudio que ellos hacen de su público. Me da la sensación de que analizan todo y que así develan su forma de hacer música y exponen su conocimiento de la materia a nivel técnico, a nivel de tendencias y en el nivel más telúrico: cuando sacuden allá abajo. Y así fue como terminó el público: en un baile que se convirtió en pogo: perfumado y super festivo.

Tuvimos la suerte de presenciar una excelente actuación musical, con la teatralidad a flor de piel; porque no hay que olvidarse de donde viene parte de la banda. Aquella sincronía maquinal que existía en Doris no se pierde así como así. En Onda Vaga no son tan vagos como quieren hacernos creer. Nada está librado al azar. Hay trabajo, ensayo, coordinación obsesiva detrás de cada canción, de cada falsete, de cada corte, de cada entrada de viento, de cada silencio, de cada gesto y de cada remera lisa con cuello estirado. Con su música nos relajamos; eso no significa que sea tan relajada su concepción.

El jueves en el escenario se notó a un grupo de músicos contentos: vienen recogiendo el fruto de un arduo trabajo que llevan a cabo obstinadamente, cabalgando escenarios desde hace años. Esperemos que sigan haciéndonos alegrar y entristecer el corazón, que nos sigan haciendo sacudir los huesos con los ritmos por explorar y las canciones por venir.

.

EXTRAS:

.

Para escuchar Onda Vaga: http://www.myspace.com/ondavaga

Reciente nota del suplemento NO de Página 12 sobre el reencuentro de Doris:

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/no/12-5942-2012-05-17.html

.

Palabras de Pablo Dacal sobre la banda en la página oficial de Facebook:

“Una onda vaga recorre Sudamérica. Un movimiento sin forma, un propio de tango alegre. Los tiempos no están cambiando y al fondo del camino hay nada: por eso el festejo, porque llega vagamente hasta nosotros una onda sin esperanza ni promesas, puro presente desquiciado a viva voz. Se acercan los que contemplan –los que imaginan cuanto miran, los que ponen al tiempo de su lado. ¡Cuánto prejuicio con la vagancia, señores! Ellos no creen demasiado en nada pero un poco en todo, se arrojan al canto como al mar, son el último folklore del mundo por descuido. La Onda Vaga descansa entre nosotros, nos invita a transpirar juntos. Ni ganas de escribirse tiene: es tiempo de otra canción, que cante quien se haya quedado, cualquiera puede llevar un ritmo y bailar un poco. Si no lo ves es porque estás demasiado ocupado con tu vida de mierda. Para nuestra voz su turno llegará, su tiempo está después.”

.

[1] Para escuchar Doris: http://www.myspace.com/dorisrock

[2] Para escuchar Michael Mike: http://www.myspace.com/michaelmike

[3] Para escuchar Devendra Banhart: http://www.myspace.com/devendrabanhart

Anuncios

3 comentarios el “Cebalo fuerte y caliente, que está fresquito…

  1. La segunda vez que Doris vinó a Mar del Plata, fue en una fecha compartida con Bsides, y los trajimos, me acuerdo, jugandonos el sueldo en los pasajes, por que nos había pasado lo mismo que al relator de arriba. La flashamos tantisimo cuando lo vimos en vivo. Y el show fue increíble, despilfarro emoción y calidad, no perdimos plata obviamente, así que la jugada fue gol.
    Gracias a Doris, conocí a Onda Vaga cuando Marce, me dijo tengo una banda nueva, “Onda Vaga”, capaz toquemos por allá, y así se sucedió, una, dos y tres y cada vez mejor. Y esta vez pudimos sacarnos las ganas de volver a compartir escena con los muchachos (también tocamos con Michael Mike en Mar del Plata, anteriormente) y nos recordábamos ( en Taguzaz) de la llegada, del viaje, de las anécdotas y en eso me dice. “DORIS volvío”, así que quizás escuchemos ASVET de nuevo, en una noche fría de Mar del Plata, y volvamos a caer en que era una de las bandas que prometía y que dejo un legado muy caluroso.
    🙂 Linda cronica! Quería aportar un poco. Saludos.

  2. No me gusta la banda. Muy buena la crónica

  3. COMUNA dice:

    Gracias Emiliano por los aportes! Vale aclarar que por medio de tus gestiones hemos podido escuchar a la banda por acá. Ya pronto viene una cobertura sobre el sello local Desde el Mar, sus proyectos y sus bandas!

    Gracias Paolo por la sinceridad y la buena onda!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s