Tercero excluido: los trabajadores

El pasado miércoles la Confederación General del Trabajo (CGT), encabezada por Hugo Moyano, realizó un paro general en reclamo por la anulación de las retenciones del Impuesto a las Ganancias sobre el sueldo de los trabajadores y el tope para las asignaciones familiares. En los discursos, tanto de la presidenta como del dirigente gremial, hubo acusaciones cruzadas.

Los titulares del diario Clarín y Página 12 del día posterior al paro fueron radicalmente distintos. El primero apunta a la petición de diálogo que Moyano hizo en su discurso en Plaza de Mayo. El segundo acusa al dirigente por su intento de permanecer en el cargo. Ambas notas explotan su parte más visible -por ende de mayor llegada a los lectores- para dejar en claro cuan anti-kirchnerista o kirchnerista es el multimedio. Son las posturas políticas tendenciosas las que impiden que ambos medios gráficos titulen seleccionando las afirmaciones más impactantes y trascendentes esgrimidas en la arenga. Quien escuchó el discurso de Moyano sabe que una de sus frases más sugerentes fue que la presidenta parece “hacer todo como si fuera una dictadura”. Muchos pasaron por alto la feroz acusación.

Clarín refiere a Moyano, en la primera línea del cuerpo de su noticia, como el sindicalista más mimado por el kirchnerismo en los últimos nueve años. Una clara alusión a los acuerdos y negociados que hubo en un pasado no tan lejano y a las diferencias que hoy los ponen en veredas enfrentadas. Una intención de demostrar el oportunismo tanto de su alianza como de su ruptura. En oposición, Página 12 le resta importancia a dicha relación al describir a Moyano -ya avanzada la nota, luego de los dos largos párrafos iniciales y a la ligera- como un aliado del oficialismo durante ocho años.

Las fotografías que ilustran ambas noticias son tan contrastantes como los titulares. Aquí se ven invertidas las funciones: los epígrafes hacen de pruebas y no sus imágenes. Los redactores y editores de Clarín eligieron ver “media Plaza llena” y no “media Plaza vacía”. La lupa de Página pareciera no tener la misma graduación que la de Clarín, al menos en el texto debajo de la foto. El periodista indica que  el acto no fue multitudinario como otros encabezados por el sindicalista y que estaba integrado, en su amplia mayoría, por camioneros. En el cuerpo de la nota cambia de parecer y, al igual que Clarín, decreta que había “media Plaza llena”. Una contradicción más, pero en un mismo texto escrito por una misma persona.

,

Otro punto discordante entre los dos multimedios surge en la descripción sobre la participación de la izquierda dentro del acto. Clarín hace una mención muy breve al respecto, donde evita nombrar cuáles eran los partidos presentes aunque sí destaca que por primera vez y en silencio apoyaron el reclamo moyanista. Página 12 decide enumerar a cada una de estas organizaciones y remarcar que son las mismas que estuvieron apoyando a la Sociedad Rural en el conflicto por la 125. Es aquí donde afirma que, pese a las duras acusaciones del orador para con Cristina, los manifestantes que mostraron una postura anti-kirchnerista sólo fueron los de la izquierda antes mencionada. Esta vez a Página 12 le conviene incluir dentro de la izquierda a los sectores sojeros.

El medio oficialista por excelencia utiliza las palabras de un jubilado allí presente y la mera sensación de un periodista para afirmar que la mayoría de los participantes del acto no pagaban Impuesto a las Ganancias. Como si ello fuera un requisito necesario para apoyar el reclamo de la CGT. El multimedio indica -falseando la realidad- que para ser afectado por dicha retención, un trabajador debe ganar como mínimo 20 mil pesos y agrega que “muy pocos en esa Plaza ganan ese dinero”.

Clarín interpreta los dichos de Cristina Fernández, seleccionando las partes de su discurso en que acusa al sindicalista de operaciones extorsivas. Página se limita a  las declaraciones del gremialista en las que critica duramente al gobierno, pero sin referir a ninguna de las afirmaciones que hace inmediatamente antes. Así, el medio oficialista evita explicitar que la presidenta fue igualmente crítica para con él y los trabajadores.

La nota de color la da Clarín cuando transcribe uno de los cánticos que se escucharon en el acto. Se trataba de trabajadores que se disputaban la postura política que Néstor desde la tumba tomaría frente al conflicto. El mismo rezaba: “Qué te pasa, qué te pasa/ Si Néstor viviera/ estaría acá en la Plaza”. Sin olvidar la no menor aseveración de Hugo Moyano: “Más peronista que yo, Perón”.

La ruptura de la alianza moyanismo-kirchnerismo es explícita. Como explícito es aquello que se disputan: la dirigencia del PJ. Ni más ni menos que el padre del kirchnerismo. Lo que hace poco tiempo era considerado la columna vertebral de este gobierno, hoy son los enemigos que extorsionan. Lo mismo vale para Moyano, quien hasta hace poco pregonaba por 678 las bondades del modelo y hoy anuncia desde TN un paro general. Se ve que las alianzas por arriba caducaron y es necesario mirar para abajo: hacia los trabajadores. Entre los que gobiernan el país con medidas cada vez más regresivas y quienes disputan el aparato para controlar el país, se encuentra la clase que da funcionamiento a la sociedad. Los reclamos no son propiedad ni de Cristina ni de Moyano ni de los buitres de la oposición, son de los trabajadores. Es su lucha para mejorar las condiciones de vida.

.

 Unicornio Azul y Violeta Porro

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s