Nueva sede, vieja escuela

.

El jueves 9 de agosto se inauguró en Mar del Plata la sede de la Escuela de Policía “Juan Vucetich”. Con la presencia de Ricardo Casal,  Ministro de Seguridad y Justicia de la Provincia, y el Intendente Gustavo Pulti, quedó presentada oficialmente la institución. La misma venía funcionando desde hacía más de un mes.

.

Desde hace algún tiempo, la “inseguridad” es uno de los temas de mayor relevancia en la agenda de los medios hegemónicos de comunicación. Además de su grotesca capacidad para instalar temas -y así “crear realidad”-, los medios también se dan otro lujo: el de inventar conceptos. Nadie sabe exactamente qué es la “inseguridad”, de dónde proviene, cuáles son las causas; por lo tanto, parecería difícil encontrar una solución. Haciendo uso evidente de su gran perspicacia e indiscutible capacidad resolutiva, el gobierno provincial encontró la medida para acabar con un problema que, si bien nadie sabe exactamente qué es, “acecha a la gente honesta”.

La semana pasada se inauguró en Mar del Plata la sede de la Escuela de Policía “Juan Vucetich”, localizada en La Plata. Si bien la institución se encuentra dictando clases desde hace más de un mes, la ceremonia oficial tuvo lugar el jueves 9 de agosto, con la presencia de Ricardo Casal, Ministro de Seguridad y Justicia de la Provincia, y el Intendente Gustavo Pulti, quedó oficializada la Escuela; la misma cuenta con un predio de 8 hectáreas, 300 alumnos, 8 aulas, biblioteca, comedor, entre otras “comodidades”.

.

Foto publicada por El Atlántico el 9/8. Más que por un motivo de “documentación periodística”, la compartimos por lo siniestra que resulta.

.

Parece que Scioli finalmente decidió invertir en la educación -Silvina Gvirtz podría volver a ocupar su cargo en el Ministerio-. Afortunadamente, ésta política de Estado se ve acompañada con la predisposición del Municipio de General Pueyrredón. Mientras las escuelas se caen a pedazos y los problemas de infraestructura se profundizan -como es el caso de la Técnica nº3, por mencionar algún ejemplo reciente-, Pulti celebra la creación de una Escuela de Policía que ayudará a contribuir a la “seguridad democrática”, según sus palabras. Del mismo modo, pocas son las escuelas municipales que cuentan con comedor o bibliotecas; por el contrario, cada vez son más los cursos que cierran en los colegios de nuestra ciudad.

También llama la atención el tamaño de los terrenos obtenidos para la construcción de la “Vucetich”. Según el diario El Atlántico, dichos terrenos “correspondían antiguamente al colegio Mar del Plata Colinas Day School”. Hayan sido cedidas o compradas, es notorio que las 8 hectáreas no sean destinadas para resolver otras problemáticas, como la situación habitacional. La respuesta a tantos pedidos de gente sin techo es siempre la misma: negar la existencia de tierras en desuso y los recursos del Estado para adquirirlas.

Según el Ministro Casal, el proyecto se enmarca dentro de una política de Estado, cuya finalidad es la creación de “policías descentralizadas”. No muy distinto a la invención macrista de la Policía Metropolitana. La misma que realizó, junto con la Federal, el desalojo del Parque Indoamericano en 2010 -con un saldo de 4 muertos y varios heridos- y la semana pasada intentó garantizar la apropiación de terrenos del Hospital Borda en manos del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

En la ceremonia de inauguración, el Ministro de Seguridad y Justicia esgrimió una solemne frase: “Aprenderán y fijarán definitivamente el absoluto y estricto respeto a los Derechos Humanos, a la Constitución y a las leyes.” La afirmación debe tomarse como de quien viene. Es que Ricardo Casal fue designado agente del Servicio Penitenciario Bonaerense en 1973 y dio comienzo a su carrera en la Unidad 9 de La Plata, en la que se desempeñó hasta 1987. En ese penal, durante la dictadura militar, hubo homicidios, torturas y detenciones ilegales. Militantes que pasaron por dicha comisaría lo reconocieron como parte del área de inteligencia e incluso como “patrulla de civil” en las calles de La Plata. También, en 2009, realizó una defensa de Julio Barroso, jefe de un centro de detención clandestina de la misma ciudad durante aquel nefasto período. Resulta paradójico que alguien con este prontuario pueda realizar la afirmación mencionada líneas atrás. Que el lector saque sus propias conclusiones sobre la formación en DDHH que tendrá la nueva policía marplatense.

La policía del gatillo fácil; la policía que maneja la droga en los barrios y suma pibes como mano de obra barata; la policía que reprime protestas; la policía que asesina y que tortura en las cárceles; la “mejor policía del mundo” según Duhalde. Esa es la solución a un problema que es generado por cuestiones estructurales de la sociedad. A pesar de todo esto -y por suerte para ellos- “siempre van a tener a alguien que los respalde”. Evidentemente, ese respaldo también lo tuvo el autor de la frase, Ricardo Casal.

Violeta Porro y Patito Amarillo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s