Boleto y represión: las dos caras de la misma moneda

.

El jueves cerca del mediodía se iba a dar el broche final a un histórico reclamo por parte del movimiento estudiantil secundario. Durante la Sesión del Honorable Consejo Deliberante (HCD) se daría aprobación al proyecto de ordenanza que dictaminaba la gratuidad del boleto de colectivo para estudiantes secundarios. Pero lo que parecía una jornada de movilización en el reclamo de una conquista, se convirtió en una muestra más del carácter represivo del gobierno.

.

A primera hora de la mañana cientos de estudiantes, organizaciones universitarias, sociales y políticas y gremios estudiantiles; se apostaron en la puerta del municipio con el fin de hacer efectiva la sanción del boleto gratuito y reclamar, además, el 50% para estudiantes terciarios y universitarios y trabajadores de la educación docentes y no docentes. Mientras la manifestación se desarrollaba con total tranquilidad, algunos estudiantes secundarios se disponían a presenciar la histórica sesión del HCD. Asimismo un cordón de Infantería resguardaba la entrada al municipio. Algunos secundarios pudieron ingresar hasta que la entrada fue totalmente prohibida para quienes se encontraban manifestándose en la calle. Muy distinto fue el trato a militantes kirchneristas, algunos de ellos con remeras de la JP Evita, que pudieron ingresar al recinto municipal sin ningún impedimento. Un grupo de personas oficiaba de guardias de seguridad privados (o parapolicías), encargándose de seleccionar a quienes podían ingresar. Frente a esta situación los estudiantes y algunas organizaciones se apostaron frente a la puerta con la intención de presenciar la sesión. Luego del ingreso al recinto de algunos militantes afines al gobierno, la puerta fue cerrada bruscamente para pasar a la operación de Infantería de “apartar” (léase reprimir) a los manifestantes. A la acción de despeje del espacio se sumaron los disparos de varios policías de la bonaerense y también de Infantería a tan sólo algunos metros de los manifestantes. No sólo estudiantes secundarios, universitarios y docentes fueron reprimidos. Algunas familias sin techo que se encontraban allí exigiendo la solución a un conflicto que mantienen con el Municipio por la falta de tierras y materiales para la construcción de viviendas. Adentro también se habían encargado de amedrentar a algunos manifestantes que se encontraban en la sesión, llegando a golpear a un compañero junto a su hijo.

La corrida llevó a los presentes, hasta la plaza San Martín. Allí algunos manifestantes mostraron heridas de balas de goma y de golpes provenientes de las fuerzas represivas. Posteriormente se desarrolló una asamblea donde se denunció la represión mandatada por el gobierno y se convocaba a una concentración frente al Consejo Escolar en reclamo de mejoras edilicias y demandas salariales por parte de docentes. Una vez que decidieron volver a la calle, territorio donde lograron conquistar el boleto estudiantil, se encontraron en la esquina con Martín Aiello, Subsecretario de gobierno de la Intendencia, escudado por un grupo de militantes kirchneristas. Cuando fue interpelado por los estudiantes y docentes heridos durante la represión, se desligó de la misma adjudicando la seguridad exterior a la Jefatura Departamental. Las explicaciones no fueron lo suficientemente claras, por lo que tuvo que retirarse al grito de repudio de los manifestantes.

Una vez más, en la calle la policía pretendía llevarse detenida a una de las estudiantes que se encontraba en la movilización. Una vez más, los activistas se trasladaron hacia el sector donde se encontraba el patrullero (Yrigoyen y Luro) para liberar a la compañera. Cuando los manifestantes se replegaban hacia la plaza un conjunto de oficiales de Infantería se apostaron para comenzar nuevamente a disparar balas de goma. Rápidamente se plegaron para ingresar a la Municipalidad.

Finalmente el boleto no se aprobó en la sesión del jueves. La misma se levantaría y volvería a funcionar el día de ayer, donde finalmente se dio sanción al proyecto de boleto gratuito para estudiantes secundarios.

Varias cuestiones quedaron claras en la jornada del jueves. Una de ellas es que la represión sigue siendo la respuesta más rápida a la movilización popular en reclamo de demandas. Jóvenes, incluso niños de 11 o 12 años, fueron testigos presenciales de la represión. Asimismo vale señalar la connivencia de los sectores kirchneristas, que hoy pretenden repudiar la represión, pero que oficiaron de agentes de seguridad en la puerta del municipio y del propio Martín Aiello. También se hace necesario desmentir algunas versiones de algunos medios, que señalaron “infiltrados” en la movilización y “enfrentamientos” entre los estudiantes y las fuerzas de represión. Nada de esto ocurrió. Hubo una salvaje represión a quienes estuvieron allí, por hacer efectivo un reclamo histórico, bandera por la que secuestraron y desaparecieron a los estudiantes en la Noche de los Lápices, y hacia aquellos sectores que ven en la calle un territorio de lucha y movilización. Si el intendente Gustavo Pulti pretende redimir su responsabilidad en lo acontecido con la aprobación del boleto, flaco favor le hizo a quienes recibieron disparos o golpes por parte de las fuerzas represivas. No hace más que confirmar que se trata de las dos caras de una misma moneda.

.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

.

Viejo Verde

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s