Che, boludo: vino PULP!

.

¿Qué es Pulp? ¿Sólo la pulpa de la semilla arábica de café? Puede ser, en crónicas mejor escritas que ésta se cuenta que Arabicus pulp fue el originario y, según el hermano impostor de Joe Cocker, el originalísimo y rayano a la estupidez snob nombre de la banda inglesa. ¿Es nombre homenaje anticipatorio a una película que Tarantino filma 15 años después de la conformación de la bandita de unos pibitos ingleses? Para alimentar las especulaciones teleológicas 1994 es el año de estreno de Pulp Fiction pero también es el año en que se editó His ‘n’ Hers y posicionó a los ya no tan pibes de Sheffield en la escena Brit-Pop. Mmmmn, no hay diseño inteligente o sonso. ¿Tal vez es un homenaje al film inglés homónimo de 1972 que protagonizara Michael Caine? Más probable pero aburridísimo sería que fuese cierto. ¿Es la banda de un yonki tímido que comparte iniciales con el hijo de Dios? Es tan obvia la referencia que hasta la incluyeron en la letra de Dishes. ¿Qué es Pulp? A quién le importa es la mejor respuesta que se nos ocurre. Más interesante nos resulta preguntarnos qué fue Pulp para nosotros. Tal vez no lo es para el resto, tal vez es un buen momento para dejar de leer y poner un disco de Suede.

Pulp eran unos ingleses, de esos de los que costaba conseguir los discos antes de internet,  pop de pura cepa (de la buena, no de la china), parte de esa constelación efímera y musicalmente disímil que fue el brit pop. Otra etiqueta: invento de la crítica y van… Pulp eran unos drogones que te hacían bailar al tiempo que te hacían cantar algunas de las mejores letras que se podían escuchar en los noventa. Aunque había que traducirlas, todavía no habíamos aprendido inglés en clases formato sitcom.

.

SONY DSC

.Fotos: Luciana Burgos

Tras nueve años de ausencia, Pulp decidió volver a los escenarios a mediados del año pasado por razones que, por pedido de la banda, no pueden ser difundidas. La gira mundial los trajo, por primera vez, a suelo argentino el pasado miércoles 21 de noviembre. En la ciudad sin siesta ardía el sol a las 4 de la tarde. Un grupo de fanáticos aguardaba a los ingleses en la puerta del hotel, esperando un autógrafo o alguna foto con sus ídolos. Candida, la tecladista de la banda, fue la primera en salir, caminamos con ella y parte del staff un par de cuadras hasta el Luna Park para llegar a tiempo a la prueba de sonido. Llegados al lugar nos ubicamos en los camarines, cronogramas hiper-detallados nos indicaban lo que sucedería en el trascurso de las próximas horas. El escenario ya estaba armado y el sonidista en su lugar, fue cuando llegó el resto de los músicos que comenzó la prueba de sonido que se extendería durante una hora y media. El calor era algo que ya nadie podía ignorar, arriba del escenario Jarvis repetía la palabra “sticky”, aludiendo a la pegajosa humedad porteña, mientras se secaba la transpiración. Por fuera del estadio se iba concentrando el público a la espera de que las puertas se abran.

La invitación al recital era para las 9, veinte minutos después un show de láser dibujaba preguntas sobre una cortina con la intención de que el público contestara. La luz se desplazaba sobre el fondo oscuro y la ansiedad de la gente se multiplicaba; por fin, entre gritos de impaciencia, sonaron los primeros acordes de Do you remember the first time?, y podían adivinarse la siluetas de los músicos detrás de la cortina. De pronto, las ochentosas luces de neón, de a una, comenzaron a encenderse al ritmo de la música. Cuatro letras de luz fucsias y azules formaron la palabra PULP. Fue justo en el estribillo de la canción cuando dejaron caer el telón que separaba a la banda de la audiencia.

Dos horas y veinte minutos de nostálgica fiesta: volvimos a bailar en una discoteca noventosa; por primera vez con Pulp tocando en vivo en Argentina. Una primera vez inmejorable. Jarvis desplegó todo su sex appeal y no dejó de interactuar con el público entre tema y tema. Frases como hoy vamos a tirar la casa por la ventana y la noche está en pañales, dichas en un castellano champurreado, extraídas del Che Boludo que recientemente le habían regalado al chico de Sheffield, enlazaban el término de una canción y el inicio de otra.

El Luna Park se llenó de viejos. Aquellos que no lo eran por los 80 y 90 cuando Pulp sonaba en las radios. Aquellos que algún día fueron como vos, bebiendo, fumando cigarrillos e inhalando pegamento. Aquellos a los que hay que echarles una mano. Por supuesto, tampoco faltaron los jóvenes vestidos de feria americana de San Telmo y los lentes de pasta. El mismo Jarvis superó su vergüenza y ahora los usa. También, había vallas altas que separaban el sector del campo de las plateas y patovicas enormes custodiando las fronteras; como no podía faltar en un recital en Argentina. El campo era la jaula de las locas.

.

077

.Fotos: Luciana Burgos

Los ingleses no escatimaron en su repertorio. La lista de temas fue larga y variada; repasaron toda su discografía, canciones como: Disco 2000, Bar Italia  y Common People de Different Classes; Help the aged, Party Hard y This is hardcore del dico que lleva ese mismo nombre; y del dico His ‘n’ Hers: Babies, Do yo remember the first time?, Pink glove y Razzmatazz, entre otras. Y también nos deleitaron con Mile end, parte de la banda sonora de Trainspotting.

Para ser sinceros, el recital estuvo de puta madre. Pero, para quienes escribimos todavía faltaba el final de esta maratónica jornada. Ahora les contamos: a diferencia de lo que ocurrió sobre el escenario, donde Jarvis era el showman y la banda estaba quieta y bien arregladita, detrás del mismo los roles se invirtieron. La timidez, sumada al cansancio, se apoderó de Cocker y fueron el batero Nick Banks, el guitarrista Leo Abrahams y la tecladista Candida Doyle, quienes sonrientes y predispuestos se fotografiaban con la gente. Nick no paraba de preguntar Where do you party hard? Y Jarvis, mientras se tomaba una birra en lata y una fotografía, aseguraba I’m shy too, ante la timidez de quien le pedía la foto.

Finalmente, ¿qué es Pulp para estos cronistas argentinos fanáticos? Pulp es uno de los refugios musicales que encontramos en los noventa algunos de nosotros para los cuales la rusticidad desértica del rock chabón achataba más de lo que aportaba con el berretaje del chauvinismo barrial. ¿Música para cipayos?, mmm no. Pulp era la música que bailaba una generación que había pasado la adolescencia en el Tatcherismo y ahora la pasaba mal luego de años de política neoliberal. Y por acá estaba pasando otro tanto: salir de la escuela, terminada o no, y encontrarse con las dos cuadras de cola para conseguir una entrevista en un laburo de mierda. Regalo del menemato y sus 20% de desocupación ¿Pulp es música piquetera? No, Pulp no es música piquetera. No les pidamos tanto, son músicos y son ingleses. Y no, no es más revolucionario cantarle al éxtasis y a la merca que a Juan Pedro Fasola. Pero Pulp tuvo el mérito de escribir una canción que se llamaba gente común y la incluyó en un disco con criterio de demarcación claro: clases diferentes. Y la letra de esa canción era la pintura del sin salida que ofrecía el capitalismo en Inglaterra a la juventud obrera de la generación Trainspotting. No vamos a citar la letra, los está esperando en google. Ahí está la bronca contra el neoliberalismo, pero también contra los pequeños burgueses que se pasaban unas vacaciones viviendo como gente común. Esa bronca parecida a la que nos provocan los pequeño-burgueses que quieren vivir como revolucionarios por una temporada, pero nunca necesitarán hacer la revolución. Ese himno que le canta a los que no nos queda otra que buscar laburo sin haber terminado el colegio, pagar el alquiler, cortarnos el pelo, ir al supermercado sin plata, ese himno es Pulp para nosotros. Ese himno que les dice a los pequeños-burgueses que aunque se acerquen a tocar/ a ver de cerca un laburante, aunque abracen el socialismo por 10 minutos nunca van a entender de qué se trata este mundo para nuestra clase, porque la de ellos siempre puede pedirle a papá, o a CONICET, que los rescate.

.

Dr. Seuss, Fiesta Negra y Naranja Mecánica

Extras:

Lista de temas:

-Do you remember the first time?
-Pink glove
-Razzmatazz
-Something changed
-Disco 2000
-Sorted for E’s & Wizz
-F.E.E.L.I.N.G.C.A.L.L.E.D.L.O.V.E.
-Acrylic afternoons
-Like a friend
-Babies
-Underwear
-This is hardcore
-Sunrise
-Bar Italia
-Common people
-Mile end
-A little soul
-Help the aged
-Mis-Shapes
-Live Bed Show
-Party Hard

Página de la banda: http://www.pulppeople.com/

Video del recital:

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s