…Hecha la trampa

.

Costumbre argentina la de los falsos dilemas. Sólo dos opciones: o estás de un lado o estás del otro. Muchas veces, la mayoría de las veces, nadie cree auténticamente en que las soluciones sean dos y excluyentes, la vida cotidiana refuta esa creencia. Sin embargo, cuán útil resulta para los actores políticos. El famoso 7D es un ejemplo de esta falacia: o Clarín continúa con su corporación de medios de comunicación o se le quitan sus atribuciones y los medios de comunicación se democratizan.

El frustrado 7D también pone en evidencia que la disyuntiva antes mencionada no era tal. Aún cuando esta vez la dualidad es clara: una ley se aplica o no se aplica. El 10 de octubre de 2009 se aprobó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA, Nº26.522) y se creó el AFSCA –Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual-, que se encarga controlar y aplicar la ley. Según las repetidas propagandas oficiales, el AFSCA pretendía beneficiar el derecho a la información, evitar los monopolios y diversificar a los prestadores, ofrecer contenidos plurales e incentivar la producción local. Argentina pasaría de ser un país de medios neoliberales a un país donde los medios estarían controlados por la agencia pública responsable. Hasta acá todo suena muy bien, pero los hechos demuestran lo contrario.

El 7 de diciembre era el día en que debía aplicarse el artículo 161 de la ley. El mismo indicaba que los grupos corporativos tenían que adecuarse a todos los artículos de la misma, entre ellos el que obligaba a los titulares de medios a renunciar al excedente de licencias. El 7 de diciembre representaba un ultimatum: el de los poderes del Estado por sobre el grupo Clarín. Sin embargo, ese día la noticia no fue la anticipada durante varios meses. Una medida cautelar salió de la galera. Bueno, de la galera no, de la Cámara Civil y Comercial Federal. El resultado: las cosas continúan igual que hasta ahora.

Para aquellos que siempre dudamos de la polarización, el 7D no significaba la democratización de los medios de comunicación, sino sólo desconcentrar el poder económico y político del grupo Clarín. No es poca cosa, pero ciertamente Clarín no es el único monopolio. Y cuando decimos monopolio nos referimos tanto a los grupos privados como gubernamentales. El 7D era sólo una parte de la democratización de los medios, pero una parte que fue tomada por el todo. La ironía terminó siendo que los propios medios desinformaron sobre aquello que pasaría con los medios. Ni día de la democracia, ni día de la diversidad, fue más bien el día de la decepción.

El 7D no hizo más que poner en evidencia el entramado de los grandes grupos económicos y sus disputas. Los medios populares, comunitarios, alternativos y autogestionados nunca fueron invitados al banquete de la diversidad. A tres años de sancionada la Ley, el AFSCA continúa sin cumplir su función: la de garantizar el cumplimiento de la misma y la del otorgamiento del 33% de licencias a los medios sin fines de lucro. Asimismo, como bien explicita la RNMA –Red Nacional de Medios Alternativos- la Ley no distingue entre medios alternativos, comunitarios, populares y organizaciones sin fines de lucro (link al documento de la RNMA).  Algunos de los primeros quedan por fuera de la ley, no son reconocidos en el otorgamiento de las licencias y, por el contrario, sí lo son organizaciones como la Fundación Noble, entre otras. La democratización de los medios de comunicación no se garantiza con el mero quite de las licencias a Clarín o con el cumplimiento del artículo 161, sino con una verdadera democratización de los discursos. El problema de fondo sigue siendo el mismo: si la comunicación está en manos de los empresarios, por más que no sean manos corporativas, entonces la verdad de aquello que se comunica estará siempre sujeta a intereses económicos.

La postura de los medios comunitarios, alternativos y populares siguen siendo la de apostar a una comunicación no mercantilizada, antimonopólica y desconcentradora, y fiel a las luchas populares. Quedara saber si la democrática AFSCA dará lugar, finalmente, a quienes vienen luchando hace muchos años contra los grupos corporativos como Clarín y construyendo desde abajo una nueva comunicación.

.

Fiesta Negra, Gris Topo y Naranja Mecánica

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s