Todo igual, siempre igual, todo lo mismo…

.

En estos últimos días asomó la noticia de un probable aumento de la tarifa del colectivo. Un 20% les parecía poco a los empresarios y funcionarios públicos. Este 2013 van por una suba de entre 30 y  35%. Intentarán aprobarlo antes de fin de mes.

.

El incremento de los bienes de consumo ha sido, en los últimos cinco años, de un alto porcentaje. Durante el pasado 2012 los aumentos de servicios, alquileres, canasta básica ó impuestos, por ejemplo, fueron -como es habitual- mucho mayores que los de los salarios. Aumento, este último, que si bien puede haber llegado a un 25 % -en el mejor de los casos- no es aplicable a los sueldos de los trabajadores en negro. Es válido remarcar también que esa suba es escalonada desde abril a noviembre – diciembre. Con esto decimos, ni más ni menos, que los incrementos salariales son absorbidos por la inflación durante esos nueve meses.

La mañana del miércoles 9 de enero salió a la luz la noticia -aunque intento de rumor- del nuevo y exagerado aumento del transporte “público” en Mar del Plata. No parece una mera casualidad que el mismo día en que la única noticia que resonaba era la del arribo de la Fragata Libertad y el discurso posterior de la presidenta. Ese 9 de enero, parecía que sólo eso era lo que ocurría en la “Capital del pullover”. Claro que en este sentido, a los medios locales les fue sencilla la tarea de desinformar. Sólo Aldrey Iglesias los maneja.

Los empresarios del transporte hicieron públicas sus intenciones de incrementar un 35% el valor del pasaje de colectivo. Así, la tarifa plana pasaría de 2.52 a 3.27 pesos. ¿A partir de cuándo? El intento de los amos del transporte urbano -probablemente en complicidad con los concejales de Gustavo Pulti y Daniel Scioli, aglomerados bajo su partido Acción Marplatense- es que se trate en sesión del Concejo Deliberante antes de febrero.

No es la primera vez que a principios de año se intenta aumentar la tarifa del trasporte urbano. Pleno verano, noticias repetitivas del clima en la ciudad, de los turistas, de las acusaciones entre las vedetongas venidas a menos, de la ocupación hotelera, del torneo de verano. No hay espacio en los medios para las noticias que realmente preocupan a los residentes: tendrán que gastar 6.54 pesos -con suerte- para hacer el recorrido obligatorio de sus casas a sus trabajos. 6.54 pesos por un “servicio” saturado de usuarios, con horarios totalmente irregulares, recorridos desactualizados respecto a la distribución y extensión de la ciudad, por unidades deterioradas, por un servicio que no cubre las demandas nocturnas ni ofrece la cantidad y distribución necesaria de puntos de carga de tarjetas y mucho menos, de compra de las mismas. 6.54 pesos por un servicio limitado.

Hace casi un año atrás, el aumento del boleto se concretó de una manera por lo menos turbia. Tras una jornada con el recinto del Concejo Deliberante colmado de militantes de izquierda que se oponían al incremento del 20%, luego de la medianoche y horas después de que la oposición se retirara del edificio, los concejales de Acción Marplatense decidieron comunicar a los medios (a La Capital y a 0223) que el aumento ya había sido aprobado. Nada de esto sucedió. Relataron una votación que jamás existió. Nunca levantaron sus manos a favor ni en contra. Sólo se preocuparon por garantizar un número de efectivos policiales que lograra intimidar a quienes estaban encerrados dentro de la municipalidad, reclamando en contra de una suba exagerada en relación a los ingresos de los usuarios. Este año quieren repetir aquella historia.

Además, en octubre pasado, estudiantes secundarios y universitarios obtuvieron el boleto escolar gratuito -sólo para el nivel secundario-. No resultó tarea sencilla: fueron meses de organización, movilización y difusión de lo que reclamaban. Obtuvieron el boleto pero también balas de gomas y palos por parte de la policía (ver nota de COMUNA). Los funcionarios aclararon que esta gratuidad de los pasajes no recaería sobre la tarifa plana. Una mentira más.

La propuesta por parte de los empresarios es siempre una y la misma: el aumento irrisorio de la tarifa del transporte público de pasajeros. No hay intenciones simultáneas de una mejora del servicio, ni de un aumento de colectivos en uso, ni de agregados de nuevos y necesarios recorridos. La propuesta es una y la misma: incrementar sus ingresos de manera desproporcionada, abusando de las necesidades de los trabajadores. Una propuesta que sigue sin sorprender, por parte de los mismos empresarios del transporte.

 .

Fiesta Negra y Unicornio Azul

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s