No quieren subsidios, quieren trabajo

.

Desde diciembre las cooperativas de la ciudad reclaman en pos de su trabajo. Pasados dos meses, luego de idas y venidas, no obtuvieron ninguna de las promesas por parte del municipio.

.

Desde hace varios meses las cooperativas de la CCC, MTD, Polo Obrero, MTR, BUEL y los Sin Techo vienen coordinando un plan de lucha por varias reivindicaciones: la entrega de materiales para la construcción, incorporación de trabajadores en lista de espera, capacitación, entre otros reclamos (Ver nota de COMUNA: “Siete días y siete noches”). Bajo esas consignas es que realizó un acampe de 7 días en el mes de diciembre. Al caer las promesas en un vacío fue que decidieron cortar los accesos de la ruta 2. Este reclamo también contemplaba la exigencia de que el actual PRISS no devenga en un nuevo “Argentina Trabaja”.

El entonces Secretario de Desarrollo Social -Fernando Gauna- firmó un contrato por el cual el PRISS se transformaría en otro tipo de plan, el cual dependería de Nación. Contrato que Gauna dijo no tener en su posesión. Al día siguiente, al mejor estilo Poncio Pilatos, decidió renunciar. No es un detalle menor aclarar que se encontraba con licencia en su cargo de concejal; cargo que, seguramente, no tardará en retomar. Corte de ruta de por medio, el grupo de cooperativas obtuvo una reunión para el día siguiente con Jorgelina Porta, Alejandra Urdampilleta y Martín Aiello. Finalmente sólo lograron reunirse con la nueva Secretaria de Desarrollo Social, Alejandra Urdampilleta, quien no hizo más que escuchar sin dar una sola respuesta ante los reclamos.

El principal argumento por el cual las cooperativas se oponen al cambio del PRISS por el nuevo “Argentina trabaja” es que el primero implica trabajo y el segundo es un mero subsidio. Un subsidio que implicaría que la cooperativa no obtenga dinero para realizar sus balances, por ejemplo. Por otro lado, éste nuevo plan no podrían obtenerlo quienes sean jubilados, pensionados o tengan algún otro tipo de ingresos. Otro de sus “defectos” es que poco a poco los cupos irían mermando, puesto que la cooperativa no podría hacer un cambio de “beneficiario” por otro, sino que debería directamente darlo de baja, perdiendo así un cupo antes otorgado. Algunos medios nacionales -Crónica, TN y CN23- transmitieron las imágenes de la medida de fuerza, pero tergiversando el reclamo: desinformaron al narrar que los manifestantes querían planes sociales y no trabajo, una historia opuesta a la realidad.

Es así que los movimientos decidieron llevar adelante otro tipo de intervención social, concentrándose el jueves 7 de febrero a las 9 am en la rambla para volantear durante la mañana y luego movilizar hacia el edificio municipal y así concretar la reunión que la semana anterior había quedado en la nada. Dicha forma de protesta fue la seleccionada en pos de desestimar los dichos de los medios nacionales antes mencionados, que tenían la intención de confundir el reclamo. Una vez llegados al municipio tardaron en ser atendidos. ¿La respuesta de los funcionarios? Concretamente, ninguna; sólo programar más reuniones. El jueves que viene intentarán encontrar respuestas en el Instituto de la Vivienda en Buenos Aires.

En diálogo con COMUNA, Cristian, quien forma parte de la cooperativa del MTD, expresó lo siguiente: “no nos dan respuestas, el municipio no se hace cargo del problema de trabajo que existe en la ciudad. Las cooperativas realmente queremos trabajar en las obras públicas: construir o reparar salitas de salud en los barrios, arreglar las viviendas precarias, luminaria, cloacas, red de agua, un montón de cosas que son necesarias en los barrios. Pero no tienen una solución para eso, no tienen política para instrumentarlo. Así le tiran el fardo a Nación, que no quiere cooperativas, no quieren que la gente se organice. Quieren generar estos subsidios que sirven para sus punteros. Nosotros estamos en contra de las políticas punteriles, y en contra de lo que quiere hacer el gobierno nacional con estos planes.” También advirtió que, de no tener otra alternativa seguirán luchando para que el gobierno municipal instrumente algún programa en el cual puedan participar construyendo obras públicas.

Desde hace tiempo, todos estos movimientos vienen trabajando en barrios periféricos de la ciudad. Son los barrios que el turismo no conoce y que los funcionarios sí, pero deciden olvidar. Donde a los vecinos no se les brindan las condiciones mínimas de salubridad, donde no importa si el “bondi” llega a 2 o 15 cuadras, donde las salitas carecen de insumos o brillan por su ausencia, donde los problemas de los empresarios del transporte son de urgencia, mientras que los de los vecinos simplemente no existen. Una lista de espera de miles de marplatenses que parecen gozar de todas las decisiones tomadas por Gustavo Pulti, sus funcionarios y su Concejo Deliberante.

.

Fiesta Negra y Unicornio Azul

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s