La solidaridad desde abajo

.

Tras el temporal que abatió a Capital Federal y La Plata, y ante la falta de respuesta por parte del Gobierno nacional, provincial y municipalidad, la solidaridad popular comenzó a organizarse para ayudar a los barrios que sufrieron las consecuencias de las inundaciones.

.

“Desde arriba ya sabe su lugar

Lentamente va llegando acá

No es venganza es sólo natural

Madre agua busca su lugar

Buenos Aires, la lluvia cae

Buenos Aires, casitas inundadas a votar.”

Casitas inundadas, a votar/Divididos

 

No es venganza, es sólo natural. La lluvia cae en Capital Federal e inunda grandes sectores de la población. Mauricio Macri es responsable. Fue incapaz de prevenir este desastre, tuvo falta de respuesta política ante las brutales inundaciones. Optó por un accionar cínico al otorgar créditos a gente que lo perdió todo. Y puso en práctica su moralina televisiva, la que lo muestra lamentándose por la catástrofe “natural”. El kirchnerismo come pochoclos. Lo único que importa es perpetuarse en el poder.

Lentamente va llegando acá. Madre agua busca su lugar. El desastre, aún mayor, en La Plata deja a los sectores más vulnerables sin nada y demuestra que el gobierno en su conjunto es responsable: el intendente de La Plata, Pablo Bruera, el Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, y la Presidenta de la Nación, Cristina Kirchner. Otra vez, lamentos y créditos fueron ofrecidos.

Como si todo esto fuera poco, los medios hegemónicos continuaron alimentando la importancia de la lluvia en las inundaciones en lugar de considerar problemático el hecho de que un temporal cause tal catástrofe.

Tanto en Capital Federal como en La Plata,  la falta de respuestas políticas por parte de la clase gobernante no hizo más que dar cuenta de las similitudes en las prácticas de dos fuerzas políticas que dicen ser opuestas. No es una problemática nueva. La lluvia cae y las ciudades se inundan especialmente perjudicando a las zonas más periféricas. Los sectores más desfavorecidos de la sociedad lo pierden todo mientras que los capitales económicos sacan el agua de sus monumentales edificios inundando así a la población de sus alrededores. Esto demuestra, por un lado que, no hay políticas de prevención y, por otro lado, que la clase gobernante deja actuar a los capitales económicos sin importar las consecuencias.

Ante la falta de respuestas del gobierno tanto nacional como provincial y municipal, es importantísimo remarcar la profunda solidaridad que comenzó a organizarse desde los sectores populares: la solidaridad desde abajo. La situación de emergencia y necesidad hizo que cantidades de organizaciones sociales y políticas se pusieran en movimiento y realizaran campañas de ayuda destinada al pueblo de La Plata.

En Mar del Plata, el Frente Popular Darío Santillán-Corriente Nacional y el Centro Cultural América Libre coordinaron una campaña de solidaridad que consistió en recibir donaciones en la Facultad de Derecho, en la Facultad de Humanidades y en el Centro Cultural América Libre. Todo lo que se juntó fue llevado al centro Cultural Olga Vásquez de la Plata para luego ser destinado a más de quince barrios afectados donde hay organización territorial.

También se realizó un festival solidario en la Universidad Nacional de Mar del Plata impulsado por el Centro de Estudiantes de Humanidades, convocado por la Federación Universitaria Marplatense y con participación de gran parte de las organizaciones políticas de la Universidad. Como consecuencia del mismo se juntaron muchísimas donaciones que fueron entregadas a las víctimas de las inundaciones a través de la Federación Universitaria de La Plata.

Hoy todavía no se conocen con certeza la cantidad de muertes que provocaron las inundaciones y tampoco el estado real de los barrios que fueron más afectados por el temporal. El gobierno sigue ocultando estos datos pero la organización popular sigue creciendo. Asambleas en los barrios y en las universidades proponen hacer un relevamiento para conocer los datos reales de la catástrofe y poder tomar decisiones que permitan planificar la asistencia adecuada para ayudar los afectados.

Las casitas inundadas deberán votar de nuevo como lo hacen ya acostumbradamente, pero esta vez saben que en las urnas no habrá soluciones. Que la organización y la solidaridad serán la pieza fundamental para la recuperación de una vida digna. 

.

Por Gris Topo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s