Un día trotskista

Es temprano y Retiro ya es una maraña de autos, colectivos, micros de larga distancia, camiones, esta vez también hay topadoras, excavadoras haciendo su aporte a la nube de humo y ruido. Entre los nudos de este enredo los laburantes buscan su camino. A un costado, los Tribunales de Comodoro Py están rodeados por numerosos militantes de variadas organizaciones, se destacan la presencia del Partido Obrero (PO) y del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), ambos con numerosas banderas. A medida que nos acercamos nos cruzamos con ferroviarios, trabajadores del subte, de la comisión interna del Garraham, Gráficos, Docentes y estudiantes secundarios y universitarios. A pesar del fuerte sol dudosamente podamos hablar de un día peronista. Es un mal día para el peronismo, uno de sus burócratas sindicales está sentado en el banquillo de los acusados y sobre él pende un pedido de cadena perpetua como instigador del crimen de Mariano Ferreyra y de las lesiones graves que sufrieron otros compañeros, entre ellos Elsa Rodríguez.

Hace calor y mientras nos acercamos nos topamos con un puesto de sanguches. Así, bien criollo: sanguches. Un habilidoso puestero filetea la longaniza en lonjas que completarán un sanguche junto al queso y las tiernas flautitas. Tras la parada obligada nos acercamos a la concentración. Se escucha por los parlantes, que habilitaron los organizadores de la movilización, las últimas palabras de los acusados antes del veredicto. El clima es raro. No sólo el calor vuelve la atmósfera pesada. Las palabras de los responsables del crimen de Mariano Ferreyra caen como golpes bajos en la multitud que no hace esperar sus muestras de repudio. El cinismo de Pedraza, que se apropia de la expresión de Máximo Kirchner, le permite decir que a él también le rozó el corazón la bala que mató a Mariano Ferreyra. Pedraza ruega a los jueces que no se dejen influenciar y apela a su historia de militancia para probar que él, a pesar de lo que digan, es un buen hombre.

.

sentencia 016

.

Cerca del mediodía, luego de que hablen todos los acusados, el tribunal pasó a cuarto intermedio hasta pasadas las 18 hs. Lo que siguió fue la lectura de los fundamentos generales del fallo. La lectura genera desconcierto. Por momentos la sensación es que el tribunal parece coincidir con la hipótesis de los querellantes: el crimen fue perpetrado por una triple alianza antiobrera. Sin embargo, los argumentos resultan contradictorios y  a medida que se avanza en la lectura hasta llega a parecer que Pedraza puede ser absuelto. Sin embargo, las expectativas de la familia, los compañeros de Mariano y la izquierda en general es alta. Estamos frente a la posibilidad de un fallo histórico que condene a cadena perpetua a un burócrata sindical y a su patota por un crimen contra la clase obrera en defensa de los intereses de la burocracia y la patronal.

Cerca de las 20 hs., cuando empieza a darse lectura a las condenas, los familiares de los acusados protagonizan incidentes y el tribunal los desaloja mientras que aquellos amenazan a los compañeros y a la familia de Mariano. Tras un breve receso el tribunal finaliza la lectura. Pedraza fue condenado a 15 años de prisión por ser considerado “partícipe necesario” pero no instigador del crimen como señaló la querella. La misma condena le tocó a Juan Carlos Fernández. 18 años para Cristian Daniel Favale, Gabriel Fernando Sánchez y Pablo Marcelo Díaz, 11 para Jorge Daniel González y Salvador Pipitó, 10 para los policías Jorge Ferreyra y Luis Mansilla, 8 para Claudio Gustavo Alcorcel, y 2 años de prisión de ejecución condicional a los policías Hugo Lompizano, Luis Echavarría y Gastón Conti. En cuanto al camarógrafo policial David Villalba, sólo se lo condenó a pagar una multa de 12.500 pesos, y los ferroviarios Guillermo Uño y Juan Carlos Pérez y el Subcomisario Rolando Garay, fueron absueltos.

.

sentencia 020

.

Las condenas no estuvieron a las alturas de las expectativas. La militancia que espera a las puertas del tribunal estalló en lágrimas mezcladas con gritos de bronca. Una lucha de largo trajín como fue la campaña Justicia para Mariano Ferreyra alcanza un primer término, aunque no su fin, con sensaciones mezcladas. El fallo merece ser rechazado, a todas luces intenta despegar al gobierno y a la empresa de toda responsabilidad. Las condenas no reflejan la participación real de los acusados ni el tenor planificado del crimen. Los argumentos del tribunal abren las puertas de par en par a las apelaciones de los defensores. Sin embargo, debe evaluarse con cuidado el saldo político para no asumir una posición derrotista. La tarea de las organizaciones en general y en particular del Partido Obrero por instalar la campaña y el pedido de Justicia como demanda social fue exitosa. Por primera vez se condena a los responsables intelectuales además de los autores materiales en un crimen de este tipo.

La causa avanzó y llegó a término aún cuando los peritos de parte de los acusados destruyeron pruebas, aún con una fiscal que parecía una defensora más, aún con un juez kirchnerista que se ocupó de desligar al gobierno de toda responsabilidad, aún con un ministro de trabajo que se solidarizó con los acusados. La lucha continúa para que la sentencia esté a su altura. Sin embargo, los compañeros deben estar orgullosos: con esta lucha se avanzó en movilización y conciencia

.

¡Mariano Ferreyra presente! ¡Contra la represión, más lucha y organización!

.

Dr. Seuss y Naranja Mecánica

Anuncios

Un comentario el “Un día trotskista

  1. Ivan Agustin dice:

    Buenisimo gente, como siempre…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s