Legalícenla

.

El pasado 4 de mayo convergió una multitud de personas de todo el mundo con un mismo fin, proclamarse a favor del consumo y la despenalización de la marihuana. La planta milenaria fue prohibida hace sólo un siglo, pero esto no erradicó el consumo de la misma. Se ha desinformado a las personas respecto a sus usos, y se forzó su consumo en privado mediante el abastecimiento que regula una red de narcotráfico que anualmente cobra miles de victimas. Estas redes no podrían manejarse sin la completa complicidad del poder político, policial y judicial. Los negociados en la venta de marihuana, junto con los de otras sustancias, generan cifras millonarias manejadas por pequeños grupos clandestinos. Sin embargo, el Estado -a través de los aparatos judicial y policial- prefiere perseguir y encarcelar a los consumidores, y no a los peces gordos del negocio. En contra de esto, desde 1999 se organiza la marcha mundial de la marihuana donde miles de personas se manifiestan públicamente a favor del autocultivo.

COMUNA estuvo presente en la movilización realizada en Mar del Plata. La misma comenzó a las 13 hs. en Plaza San Martín, frente a la Municipalidad, y duró hasta las 18 hs. aproximadamente. En la misma sintonía que agrupaba a la mayoría de los participantes de la concentración, mediante el vuelo perceptivo ofrecido por el cannabis sativa, nos dimos la oportunidad de hablar con los concurrentes, algunos de ellos miembros de la agrupación de Cannabicultores de Mar del Plata, principales organizadores en nuestra ciudad.

.

DSCN1716

.

Ante la pregunta por la actividad, Pato, uno de los organizadores, nos comenta que “la convocatoria esta buenísima. Venimos acá a organizar un movimiento que en este momento se está dando en 700 ciudades, todo el mundo fumando porro al mismo tiempo y pidiendo lo mismo. Lleva mucho trabajo para la agrupación organizar esto, todo lo hicimos nosotros mediante asambleas, tenemos aquí un stand con  productos medicinales hechos a base de cannabis, remeras a favor del autocultivo, lo hacemos todo nosotros, nos autogestionamos y todo mediante asamblea. Acá lo que decimos es basta de criminalizar al usuario responsable, hay robo de plantas, tráfico de flores, se cae de maduro que la prohibición es totalmente al pedo. Hoy en día la marihuana forma parte de muchas culturas, y esa reunión entre las personas la podemos ver acá: hay buena vibra, hay perros, lleno de criaturas, buena onda, es a lo que se llama y siempre que haya gente que se quiera sumar, bienvenido. “

En cuanto al consumo en Mar del Plata nos comentó que “acá se puede fumar tranquilo por la calle, la justicia es bastante flexible, aunque también te revientan la puerta para sacarte las plantas. Hace poco le pasó a un amigo ex adicto de cocaína. Se abastecía con plantas para no tener que tomar ansiolíticos y prefería recurrir a la marihuana antes que a otros medicamentos. Queremos que se sepa que somos gente normal, común, corriente, como cualquier otra, de todas las clases sociales. En lo personal es una terapia totalmente relajante, se cultiva paciencia.”

.

DSCN1623

.

Respecto a la convocatoria en comparación a años anteriores, Pato nos cuenta que “empezaron 50 personas en la marcha, ahora somos muchísimos más y aprovechamos esto para avanzar y educar a la gente. Hay madres de chicos que vienen a preguntar y nosotros nos preocupamos por eso, por informar. La legalización tiene que ver con estudiar la planta, tener conocimiento de la misma, cosa que hacemos en la agrupación y venimos a difundir acá.”

Cristina, otra miembro de Cannabicultores, nos cuenta que hace dos años está participando de las asambleas, “contenta de que se dé esta organización en Mar del Plata. La primera marcha surge en 2009. Yo participé de la del año pasado y ahora estoy acá también. Se ve mucha más gente. Hay un clima relajado, se ve la manifestación de lo que ha avanzado una sociedad en cuanto a desprejuiciar la marihuana, no se la condena tanto, está más aceptado más allá de que la gente elija consumirla o no.”

Pablo, otro de los organizadores, considera “que estas marchas son muy necesarias, quisiera creer que es un aporte gigante a la causa, a que la ley llegue y terminen las injusticias. En cuanto a la difusión nos expresó que “esto es una vez al año y por eso es importante informar todo lo posible. Tenemos el caso de una mujer de 60 años que se acercó porque el hijo consumía y preocupada empezó a preguntar por las implicancias. Lo mismo con un anciano que pasó, preguntó, y estuvimos explicándole todo el funcionamiento de la planta y su utilización, cuando se fue se pudo ver en un guiño de ojo el resultado de la charla. Muchos ancianos consumen a partir de tintas cannabis para uso medicinal, el derecho a la medicina, a cómo querer curarse uno y dejar de lado las pastillas para dormir, ansiolíticos, es algo que no se le puede negar a nadie.”

.

DSCN1624

.

Rodrigo, ante la pregunta sobre qué pensaba respecto a la actividad, declaraba “me parece que esto deberíamos hacerlo todos los sábados, es increíble la conexión entre la gente, estamos hoy acá todos reunidos, tranquilos, pasándola bien. Hay gente en familia y estamos demostrando que esto no es violencia que no es narcotráfico, ni nada, estamos acá por el autocultivo, porque hay gente que lo necesita de verdad. Que la gente vea lo que es fumar un porro, que no pasa nada.” En la misma sintonía, Lucas, otro de los participantes, nos expresó que “cada año creció la cantidad de gente que viene a la marcha. Según las encuestas tanto cultivo, como robo de plantas, como allanamientos se incrementa año a año rompiendo el record del año anterior, con la marcha se da algo parecido,  muestra de que cada vez más gente cultiva.” Asimismo, Vale nos decía que “hace más o menos 18 años que fumo, mi primer porro lo fumé a los 21. Me gusta porque me relaja, me pone en un lindo estado, me hace sentir que todo es mucho más fácil, fluyo en algunas cosas. Ahora estoy fumando un poco más y estoy interiorizándome al respecto sobre qué es y cómo es, no me parece peligroso para nada y deberían legalizarla para terminar con la mentira del narcotráfico que es una mentira inventada para hacer dinero. Si cada uno tuviera su propia planta sabría cómo fumarla. Hay que desmitificarla, informar bastante, sobre todo a la gente mayor, los jóvenes sabemos que está todo bien. Tiene usos medicinales y si hace mejor por qué ocultarlo.”

Hacia donde se miraba se podía ver gente armando y fumándose uno, se estima que fueron más de 1000 personas las que asistieron, el clima era cálido, el sol brillaba. En los resultados de la concentración se ve la evidencia pública de que fumar un porro no tiene nada de peligroso, de los cientos de fasos que se armaron nunca llegó una ambulancia a llevarse a nadie, ni se vio a la gente pelearse entre sí; más bien se compartía un clima armonioso y tranquilo. Escuchando a las bandas tocar nos despedimos dejando atrás una tarde a favor de la legalización, llevándonos también con ella ese loco y vívido efecto que tanto gusta del porro.

.

Caperucita Roja

.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos: Esteban Ferreyro

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s