No, no y no

.

En el contexto de la lucha estudiantil de secundarios y terciarios, del reclamo de organizaciones sociales por trabajo digno y, unos meses después, de un largo conflicto laboral portuario sin demasiadas soluciones, resulta sospechoso que el gobierno municipal decida impulsar la instauración de una policía a nivel local. La recaudación anual de la tasa impositiva por dicho “servicio”, con el cual se financiará la posible nueva fuerza represiva, sumará 400 millones de pesos. Esta suma no está ni estará disponible para refaccionar las escuelas públicas, ni para los proyectos laborales de las cooperativas de trabajo, como no lo estuvo para solventar los subsidios de los trabajadores del puerto durante  el año pasado. Sí estará disponible la novedosa fuerza al momento de reprimir dichas manifestaciones.

En una conferencia de prensa, la multisectorial conformada por diferentes organizaciones sociales y políticas de Mar del Plata pronunció sus razones y sus válidos argumentos para decir no a la creación de la policía comunal. Este proyecto es impulsado por el intendente Gustavo Pulti  y se definirá a través de un plebiscito el próximo domingo.

Los motivos del rechazo de la policía comunal exceden al aumento de los impuestos, a diferencia de ciertos sectores de la oposición que hacen eje sólo en ese punto sin denunciar las características delictivas y antipopulares de cualquier fuerza de seguridad.

“El municipio no tiene fondos para invertir en educación, salud y vivienda, pero no duda en garantizar la propiedad privada de los empresarios, la seguridad de los ricos y de sus monopolios” fue una de las críticas expuestas y el modo de dar comienzo a la conferencia. Se manifestó igualmente la intención de Pulti de “cobrar a los  trabajadores de su propio bolsillo el aumento de los impuestos” para financiar la nueva policía.

También se señaló como una falacia la propuesta del intendente sobre una “policía ciudadana que vaya a defender a los trabajadores y al pueblo”. Por el contrario, se remarcó que prepara las condiciones para que el municipio tenga su propio brazo armado que le permita  “avanzar sobre la lucha popular”. Según esta multisectorial sería imposible que la policía comunal pueda combatir el delito organizado, para ello “iría en contra de la bonaerense o participaría de la millonada que dejan los negocios”. Creen más en la segunda opción.

Todas las organizaciones presentes definieron a la policía como responsable de la trata de personas, de encubrir  y participar del narcotráfico y del negocio de desarmaderos de automóviles, “de mandar pibes a robar, asesinarlos o desaparecerlos sino aceptan”-Luciano Arruga, el caso más tristemente célebre-. A su vez, es la primera responsable del gatillo fácil: “Pulti y Casal, ministro  de mano dura, quieren darle más poder a la policía del gatillo fácil, como ocurrió en Mar del Plata los últimos meses con Mauricio Araujo y Damián Farías, mientras sus familias recibieron amenazas”.

Si la policía oculta los negocios del narcotráfico y de autopartes, es porque también son sus negocios. Y en la ciudad, junto con el gobierno, son pieza fundamental del funcionamiento ilegal de prostíbulos y de la trata de personas. Si reprime a los trabajadores y a todos los que expresen su derecho a manifestarse, garantizando así la seguridad de los “empresarios amigos del gobierno”, y si obliga a robar, asesina y desaparece ¿cómo se puede creer que la nueva policía vaya a disolver el delito organizado? Resulta menos creíble cuando la creación viene de la mano de la misma persona que ideó la Policía Bonaerense 2 -ver la entrevista a Néstor Pitrola realizada por COMUNA-, que surgió con la idea aparente de limpiar  la policía provincial de su corrupción y solo recogió la mano de obra desocupada que dejó esa misma corrupción.

La multisectorial estará haciendo una campaña autofinanciada de difusión por diferentes lugares de la ciudad e invita a un festival a realizarse el día viernes 7 a las 15hs. frente a la Catedral. Para luego movilizar por el centro de Mar del Plata bajo la consigna “No a la policía de Pulti.”

“Más policía es más gatillo fácil y tortura, más policía es más espionaje al pueblo que se organiza, como lo muestra el Proyecto X de la Gendarmería Nacional con el ejemplo del periodista infiltrado en la Agencia Walsh. Pulti pretende que paguemos su policía que estará al servicio de sus negociados y los de los empresarios; como lo estuvo la metropolitana de Macri en la represión de los internos y trabajadores del Borda. La policía lejos de combatir el delito es quien lo organiza, mas policía es más crimen organizado.”

.

Por Gris Topo y Violeta Porro.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s