Cuba linda, libre y loca

.

No puede negarse que es un pequeño trozo de mundo algo más amigable que gran parte de él. Una especie de burbuja en la cual, al atravesarla, puede palparse una realidad bastante permeable. Las relaciones son fácilmente forjables: tanto las más profundas y duraderas como las más superfluas y transitorias. Las charlas viran entre lo ameno y lo ríspido, como si el viento las condujera. Los finales obvios e inevitables de aquellos tratos pasajeros suelen estar cargados de ofensas, aunque quizás también de gratos recuerdos. La simpleza, la solidaridad, la simpatía, la destreza a la hora de la salsa, la buena relación con el ron, el nivel de machismo un tanto elevado, la educación cinco estrellas, el apoyo siempre presente hacia la revolución y la admiración por el Ché… permiten que Cuba sea una isla llena de magia.

Las calles visten una arquitectura deteriorada por fuera y algo más refaccionada por dentro. Las pinturas del Ché, las frases de los combatientes que los identifican, las estatuas de José Martí especialmente pero también de todos sus héroes, las banderas cubanas, los museos que recuerdan en cada provincia la historia de ella en la Revolución, los Chevrolet de los ‘50 siempre hermosos; ilustran de manera pintoresca las calles de La Habana y de cada pueblo de la isla.

El pueblo cubano es sumamente generoso a la hora de la conversación. Si bien no es lo que la gran mayoría manifiesta, resulta estar bien dispuesto a una charla -incluso- acerca de política de aquí y de allá. Las críticas de los cubanos para con la realidad actual de su paisa suenan como ecos. El restricto acceso a internet, el “cerco” que padecen en relación a la información política, la imposibilidad concreta de salir del país, el estancamiento de la economía; son los puntos más sobresalientes a la hora de responder a la pregunta ¿Qué opinás de la situación actual de Cuba? Lo cierto es que hoy la isla está atravesando un proceso de cambios para nada menor. Pero las exigencias buscan resultados visibles inmediatos. Que eso suceda en ese tiempo es casi imposible. Los cambios que se proyectan arriban lentamente aún no satisfacen a un pueblo hambriento de conocer lo desconocido.

El reclamo por el acceso a internet es unánime. Muy pocos cubanos pueden disponer de dicho servicio. Aquellos que sí pueden acceder lo logran generalmente como consecuencia de tener un trabajo que lo requiera, por ejemplo la docencia. No se ven los comunes “cybers” casi en ningún lugar, mucho menos internet en sus domicilios. Y si alguno se interpone en el camino, no deja de asombrar el costo altísimo que tiene. Por otro lado, las páginas web a las que se puede ingresar están reguladas por el Estado. Una herramienta tan virtuosa como de tan difícil llegada a los cubanos. Uno de los cambios que aparecen en los planes del Estado tiene que ver con resolver esta problemática, con la multiplicación de los “cybers”. Es probable que lo siguiente sea reducir su costo para generar el real acceso de todos. Muchos sostienen también que “el bloqueo” si bien genera determinados impedimentos para alcanzar algunos objetivos, se ha transformado en una excusa para argumentar la existencia de todas sus demandas.

Salir de su país ya es legal para los cubanos. La crítica, ahora, es similar a lo expuesto anteriormente, a un mayor nivel: la imposibilidad material de hacerlo. Claro está que la igualdad que marca la sociedad es la que no les permite aún obtener el dinero suficiente para poder concretarlo.

.

3. Imagen 918

.

A diferencia de hace unos años, la juventud vuelve a encontrar espacios nocturnos por los cuales poder deambular, bailar, escuchar música ó simplemente tomar algo entre amigos. No existen límites horarios restrictos y pocos espacios impiden fumar, a la vez que las bolas de humo tampoco existen. Y si un bar o un boliche no te sienta bien: siempre está el malecón donde poder ir a tomarse un ron entre amigos: el clima siempre juega a favor en Cuba.

No vamos a mencionar el tema drogas, basta con saber que la marihuana es palabra prohibida en la isla. Treinta años de prisión para quien le encuentran un “porrito” ¿será suficiente? Con los extranjeros resulta un poco -¡sólo un poco!- menos severo. La realidad es que la poca marihuana que se consigue tiene dos características: fea y cara.

Lo cierto es que el pueblo cubano vive realmente en una sociedad en la que la brecha no es para nada semejante a la que separa a los argentinos, por ejemplo. No existe gente que viva en la calle, ni que muera de hambre, ni que sea asesinada por la policía. No existe delincuencia, porque las necesidades básicas están cubiertas. Influye también aquí la solidaridad del pueblo.

En relación a la falta de información política de lo que ocurre en Cuba, también hacen hincapié y es otra de sus quejas. Además de esta carencia, tienen una imagen de lo que ocurre en otros lugares del mundo muy parcial y que dista de la realidad, más allá de la posición política de cada uno. Argentina es, para ellos, una panacea donde se vive bien, donde no hay pobreza y donde cualquiera puede viajar. Cristina es para ellos la personificación de aquello.

Pese a todas las demandas que revelan no manifiestan un odio hacia Fidel Castro, mucho menos hacia la revolución. De ningún modo quieren capitalismo, sino por el contrario pretenden vivir en un sistema como el actual aunque con algunos cambios.

Las críticas que hacen -relatadas anteriormente- se presentan con un nivel de enojo bastante elevado. Pero la cara de sorpresa y espanto cuando escuchan el relato de un argentino que cuenta sobre la calidad de vida en dicho país, es indescriptible. No asimilan rápidamente que la gente use la mitad de su sueldo en pagar un alquiler, que un colectivo salga lo que sale, que haya quienes mueren de frío cada invierno, que exista la pobreza, los muertos a causa del hambre, que la policía no sea un ser amable digno de respetar como a cualquier otro. Es allí cuando el enojo se va de sus gestos, para que el asombro se apodere de ellos. Porque pese a las críticas verdaderas que se le puede hacer al sistema, existe un socialismo en Cuba. Socialismo que al que deben cuidar para que el proceso de cambios los lleve por rumbos acertados y consecuentes con la revolución.

A continuación, les dejamos una galería de imágenes de la Isla que incluye fotos de La Habana, Varadero, Santa Clara, Cienfuegos, Trinidad, Santiago de Cuba y Baracoa.

.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos: Carmen Fanjul

por Unicornio Azul

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s