Quedan las patotas…

.

En la madrugada del pasado miércoles, militantes del Partido Obrero fueron amedrentados con armas de fuego, mientras se encontraban pegando afiches en el marco de la campaña del Frente de Izquierda y de los Trabajadores. Desde el PO denunciaron el ataque y repudiaron la pervivencia de patotas al servicio de los políticos patronales.

El pasado domingo 11 se desarrollaron las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), que fueron un filtro para las candidaturas definitivas de cara a las elecciones de Octubre. La campaña, no trajo muchas novedades. En su mayoría se trataban de fuerzas políticas de los viejos aparatos políticos y algunas en vías de recrear otros (la “neo” Alianza en la figura de Hermes Binner).

En este mar de somnolencia electoral, se destacó claramente la campaña del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT). Spot donde se ponían en discusión problemas de la clase trabajadora (salario mínimo, vital y móvil; impuesto al salario; precarización laboral; aborto clandestino; etc.), agitación en lugares de concentración (esquinas estratégicas de la ciudad, fábricas, escuelas, universidades) y debates en los medios de comunicación caracterizaron la fuerte campaña militante de este sector. Esto puso a la izquierda –mas precisamente al FIT- en un lugar de mayor visibilidad (ver nota de COMUNA “La izquierda a las tribunas” ).

La calle es un territorio imprescindible donde publicitar las fuerzas en pugna en elecciones. Las celebres pegatinas de afiches en las paredes suelen encontrar a militantes de diversos espacios políticos. Pero esta vez les tocó a militantes del Partido Obrero toparse con una patota que en plena madrugada los amedrentó con un arma de fuego.

En diálogo con COMUNA, Claudia Velázquez del PO de Mar del Plata, nos apuntó que “dos compañeros se encontraban haciendo una acción de propaganda por las elecciones, poniendo afiches por paredones que dan a la Avenida Jara. En un primer momento fueron advertidos desde un auto que merodeaba la zona que no pegaran afiches en esos lugares.  Luego fueron interceptados por una patota de jóvenes y uno de ellos cargaba un arma. El mismo los intimó para que se retiraran del lugar y los compañeros se retiran, porque no queremos entrar en ninguna provocación, ni tener problemas de ningún  tipo. Solo queríamos llevar adelante nuestra campaña electoral.” Velázquez prosiguió comentando que “algunas personas que se habían llegado al lugar en moto, siguieron el recorrido en el vehículo en el que se trasladaban los compañeros.” Del mismo modo denunció que quienes amedrentaron a los militantes “venían a defender los afiches del partido oficialista, es decir el que gobierna la ciudad (Acción Marplatense)”. También nos expresó que “los compañeros se dirigieron a otros paredones y los seguían amedrentando las mismas personas, en dos circunstancias distintas, mientras desarrollaban la tarea militante.”

En cuanto a las acciones tomadas por el PO, Velázquez nos comenta que hicieron una denuncia pública, a través de un comunicado, porque “creemos que todas las agrupaciones políticas tienen el derecho de hacer su propaganda y su agitación política.” Igualmente afirmó que “denunciamos a las autoridades políticas, como responsables de la seguridad de los militantes de cualquier organización. Porque ya no se trata solamente de tener el poder económico para poder hacer propaganda, ahora también contratan grupos y se arman para adueñarse de las paredes, las calles y todos los lugares donde se hacen propaganda”. En la misma línea, desde el Partido Obrero, responsabilizan al Poder Ejecutivo Municipal –en la figura del intendente Gustavo Pulti- y llamaron a la reflexión con respecto a la metodología para intervenir políticamente. Al mismo tiempo advirtió que llevarán la denuncia al ámbito judicial, con la presentación de los militantes que fueron amedrentados.

En la ciudad de La Plata otra patota atacó también a militantes del PO y de otras fuerzas políticas del campo popular. La misma ciudad que meses atrás sufriera una colosal inundación que destruyera una parte importante de la ciudad. Las causas: la lluvia y la desidia política. El ejecutivo platense esta encabezado por Pablo Bruera, esos políticos camaleónicos al estilo Scioli, Massa y el propio Pulti. Los que se dicen “políticos con cintura”, “sapos” tragados por parte del progresismo oficial.

Las patotas y sus métodos represivos siguen controlando las calles, con el guiño del poder político que utiliza los mecanismos del Estado para contratarlas. Atacar y modificar la raíz de esta estructura sigue siendo una tarea pendiente.

.

Viejo Verde y Gris Topo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s