No es un policía, es toda la institución

.

Reproducimos las declaraciones del compañero que entre silencios y mentiras padeció el ya folclórico abuso policial, esta vez en la ciudad de Miramar. Lugar al que había concurrido para las actividades que se llevaron a cabo a raíz de la trágica desaparición física de la Laura Iglesias, trabajadora del Patronato de Liberados.

El día 31 de mayo de 2013 concurrí, junto con una delegación de compañeros de ATE, a la vecina ciudad de Miramar, en el marco de las actividades que se llevaron a cabo a raíz de la trágica desaparición física de nuestra compañera Laura Iglesias, trabajadora del Patronato de Liberados.

Alrededor de las 15 hs finalizamos nuestras acciones. No regresé inmediatamente a la ciudad de Mar del Plata, sino que me dirigí hasta el domicilio de un familiar y permanecí en esa casa hasta aproximadamente las 20  hs, momento en el que me retiré hacia la Terminal de Ómnibus para abordar el colectivo que me traería  de regreso a Mar del Plata.

.

comisaria1

.

En medio del trayecto, soy interceptado y abordado por dos personas de sexo masculino, vestidas de civil, una de las cuales (de aproximadamente veintipico de años) insiste en que me detenga, aduciendo ser funcionario policial. Dada la oscuridad reinante en el lugar, la hora, y el hecho de que justamente venía de haber participado en el reclamo del esclarecimiento del crimen de una compañera, obviamente que me sentí intimidado por el accionar de estas personas. Sin dejar de caminar, manifesté que si era policía, hiciera el favor de exhibir una identificación que lo acreditara como tal. La persona en cuestión hizo caso omiso a mi pedido, insistiendo para que detuviera mi marcha, sin mediar ningún otro tipo de explicación, a la vez que intentaba acortar aún más los escasos 2 ó 3 metros que nos separaban. Temiendo por mi integridad, continué mi marcha sin ni siquiera considerar la posibilidad de dejar que los dos sujetos pudieran tomar contacto físico directo conmigo, toda vez que temía pudiera ser robado, golpeado, herido o muerto.

Al cruzar la calle y transitar por la cuadra siguiente, los desconocidos se dirigen a un patrullero que se encontraba circunstancialmente allí estacionado y proceden a hablar con sus ocupantes, los cuales descienden del móvil y me intiman para que detenga mi marcha, acción que realizo inmediatamente. En esas circunstancias, y en medio de comentarios ofensivos hacia mi persona y a mi negativa de detenerme en la cuadra anterior (expresados por el segundo de los sujetos vestidos de civil, de mayor edad que su acompañante), los policías uniformados me empujaron contra la pared, a la vez que al menos uno de ellos se sumaba con sus expresiones y comentarios a las vertidas por el mayor de los sujetos vestidos de civil. Esta misma persona, a pesar de expresarle que tenía el documento en la mochila, que había viajado desde Mar del Plata con una organización gremial, y que me dirigía a la Terminal, le dijo a los uniformados que me colocaran “los ganchos” (sic) y que me llevaran. Ante esto, y por no saber que me podría ocurrir en manos de los cuatro represores y/o que destino podía tener en manos de “la bonaerense”, comencé (en alta y viva voz) a solicitar ayuda a los vecinos y transeúntes del lugar, manifestando que me estaban deteniendo sin haber cometido otro acto que caminar por la calle.

Ante mi actitud, los uniformados me apretaron las esposas y me llevaron con fuerza hacia el vehículo, y procedieron a montarme boca abajo sobre el borde de la caja trasera del mismo, a raíz de lo cual se me dificultó respirar, ya que con las manos esposadas atrás mi abdomen apoyaba directamente sobre el angosto metal, lo que me impedía inhalar adecuadamente (ya que, además, el más joven de los desconocidos vestidos de civil con su brazo presionaba sobre mi espalda. Luego pude saber que el represor en cuestión se llama Jonatan Arce y que, junto con su acompañante son personal de “toxicología” de Mar del Plata). A la vez que realizaban esta maniobra, uno de los uniformados se burlaba acerca de mi negativa de detenerme y por el hecho de solicitar ayuda a las personas del lugar.

.

comisaria2

.

Fui trasladado a la Estación de Policía Comunal de Miramar, y a pesar de haber concurrido al lugar el familiar en cuya casa había estado hasta pocos momentos antes, y a pesar de haberse comunicado desde Mar del Plata parte de las autoridades de la Comisión Directiva de ATE, y a pesar de tener mis documentos encima, se me retuvo en el lugar y a altas horas de la noche fui trasladado a la Unidad 44 de Batán, en la que me encerraron en una celda junto con otras tres personas que ya se hallaban en el calabozo, en la más completa oscuridad. Al otro día a la mañana me trasladaron a la Unidad Fiscal de Flagrancia de Mar del Plata (Juzgado de Garantías nº 4), en dónde permanecí hasta recuperar la libertad aproximadamente a las 15 horas, sin mediar explicación alguna y sin ni siquiera haberme tomado una declaración.

Huelga aclarar que nadie me dió una explicación acerca del motivo de mi privación de libertad. Ni el fiscal Fernando Castro en Mar del Plata, ni sus ayudantes, ni la policía en Miramar, y mucho menos en Batán. Entre las mentiras que obran en el acta que pergeñaron para tratar de justificar su accionar, uno de los sujetos de civil (el de mayor edad, que nunca se identificó y cuyos datos no figuran ni siquiera en el acta de referencia) expresa que mi detención obedece a que me ven retirarme de una bicicletería (?) en la calle 23, portando una mochila, y que podía ser un eventual comprador de estupefacientes (todo esto matizado con una descripción de mi apariencia física –barba, pelo largo-, características estas que, sumadas al hecho de que caminaba “presurosamente” (sic), fueron motivos más que valederos para que el represor de turno ejercitara su vocación coercitiva).

 

Pensamiento Mágico

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s