“Nos pasó a nosotros porque somos pobres”

.

El pasado lunes 23 de septiembre, familiares de distintas víctimas por casos de gatillo fácil concentraron frente a Tribunales, en Alte. Brown y Tucumán, para hacer oír sus reclamos de justicia. Entre los presentes estuvieron las familias de Federico Taja, Iván Lazarte y Mauricio Araujo. COMUNA estuvo ahí y dialogó con los protagonistas.

.

Según un informe publicado por la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (http://correpi.lahaine.org/?p=1213) los casos de gatillo fácil han aumentado en la Argentina de forma exponencial durante los últimos 10 años. Lejos de acompañar el crecimiento estadístico, pocas son las veces que los policías logran ser efectivamente condenados. Peor aún, casi ninguno los casos en que las causas y las investigaciones no se encuentran envueltas en situaciones que, siendo inocentes y afables, podrían catalogarse de “extrañas”; ciertamente, adquiriendo un vocabulario más duro y realista, se podría  decir que son, lisa y llanamente, manoseadas.

“La feliz”, lejos de mantenerse por fuera del crecimiento nacional en materia represiva, también cuenta en sus haberes con una serie de casos de esta índole: Mauricio Araujo, Alejandro Sosa, Iván Lazarte, los últimos y más recientes -ver notas de COMUNA “Yo sabía que los mató la policía” y “Lo que mata es la policía”-. Es por esto que, el pasado lunes 23 de septiembre a las 9 hs., familiares de distintas víctimas de gatillo fácil se hicieron presentes frente al edificio de Tribunales, junto al Frente Antirrepresivo Mar del Plata, para hacer oír sus reclamos. COMUNA estuvo presente y dialogó con Lucía Taja (hermana de Federico Taja, asesinado en Balcarce hace 2 años), Marisa Araujo (hermana de Mauricio Araujo, asesinado en diciembre del año pasado en Mar del Plata) y Blanca Roldán (madre de Iván Lazarate, asesinado el mes pasado en la zona del puerto).

.

gatillo 2

.

El caso Taja cuenta con una feliz particularidad: Waldemar Chazarreta, miembro de la Policía Bonaerense, fue condenado a 15 años de prisión -ver nota de COMUNA “Caso Taja: una condena que sienta precedente”-. De todos modos, la familia de Federico sigue apoyando a los familiares de otras víctimas de gatillo fácil y participando en convocatorias como la del lunes 23, cuyo objetivo es, en palabras de la hermana de Federico, “llamar la atención de la Justicia, que está olvidando el reclamo de algunas familias”. Sobre el caso de su hermano, Lucía señaló que “la condena de 15 años, en un caso de este tipo no es poco. Además la sentencia se dictó en un tiempo prudencial: pasaron dos años del asesinato de Fede y ya obtuvimos una condena que creemos que es ejemplificadora”. No obstante, afirmó que el oficial Chazarreta se encuentra cumpliendo su condena en prisión domiciliaria y es por eso que la lucha de la familia sigue en pie. Según declaró a COMUNA, están esperando la resolución de la Cámara de Casación para que “cumpla su condena donde tienen que estar los asesinos: tras las rejas”.

En cuanto al caso de Mauricio Araujo, la situación judicial no fue tan favorable como lo fue para los familiares de Taja: según fue informada la familia en los últimos días, la fiscal María Isabel Sánchez pidió el sobreseimiento de la policía y el cierre de la causa. Marisa Araujo, hermana de Mauricio, declaró a COMUNA que “si esto pasa, la causa no puede ser abierta nuevamente y todo quedará en la nada”. Es por este motivo que la convocatoria tenía entre sus consignas principales escrachar a la fiscal Sánchez y pedir su destitución de la causa, ya que, según explicó la hermana del joven asesinado, la fiscalía negó pruebas y declaraciones, y obstaculizó información al Dr. César Sivo, abogado que presentó la familia.

La familia de Araujo señala que el arma con que fue encontrado Mauricio fue puesta en el lugar del hecho por el mismo grupo de policías que lo golpeó y lo mató. Los vecinos de la zona en que ocurrió el asesinato, Formosa y XX de Septiembre, aseguran haber oído antes del disparo la voz del asesinado gritando “yo no hice nada”. Los dos testigos del crimen, el hermano de Mauricio y un amigo de ellos, afirman haber visto cómo la policía plantó el arma mientras los golpeaban. A los pocos meses, la casa del joven testigo fue baleada por dos personas no identificadas que se acercaron hasta ella en una moto.

.

gatillo 3

.

Marisa afirma que “es todo una burla” y que “según la fiscal Sánchez, Mauricio, mi hermano, el que mataron, tiene la culpa de todo”. El Dr. César Sivo envió el arma con que fue encontrado Mauricio al Registro Nacional de Armas -RENAR- y no había registro de ella. El juez de la causa, Dr. Bombini, se reunió con la familia para informarles el estado de la misma tras la decisión de la Dra. Sánchez de cerrarla. A su vez, según afirmó Marisa a COMUNA, el Dr. Sivo va a apelar dicha decisión, poniendo énfasis en el accionar desinteresado de la fiscal durante la investigación.

El caso Lazarte sucedió hace casi dos meses. El 9 de agosto, por la zona del puerto alrededor de las 2 de la mañana, lo acusan de haber roto el vidrio de un auto, lo persiguen en una camioneta y le disparan 3 tiros en la espalda. Iván siguió corriendo y cayó unas cuadras después. Agonizó 3 días y murió el 12 de agosto. Según los padres el culpable es Ricardo Alejandro Vergara, un ex policía que actualmente trabaja como seguridad en la zona donde Iván fue asesinado. El padre señala que el sospechoso tiene muchas relaciones con la comisaría tercera, la cual posee la jurisdicción sobre el lugar del crimen, a la cual no dudan en involucrar. De hecho, Marcelo Giusta, policía a cargo de esa comisaría, empujó y agredió verbalmente a la madre de Iván cuando ella fue preguntar por el caso de su hijo; por otro lado, según denuncian los padres, los oficiales que trabajan en dicha dependencia suelen pasar por su casa a modo de intimidación.

La causa se encuentra en la fiscalía que encabeza el Dr. Mariano Moyano. Su padre se acerca todos los días a Tribunales para ver si hay novedades en la investigación, pero según afirma la madre de Iván, “dicen que están investigando, pero todavía no sabemos nada”. Según ratificó el padre, la fiscalía les informó que tanto la pistola con la cual se asesinó a Iván como las cámaras de seguridad que captaron las imágenes, fueron enviadas a Buenos Aires para verificar la información. Al cerrar la entrevista, el padre de Iván afirmó que “lo mataron por matar, él no andaba con armas ni le hizo nada a nadie”, mientras que su madre sentenció: “Nos pasó a nosotros porque somos pobres. Lo que yo quiero es que hagan justicia, si ellos tienen el poder, que hagan justicia”.

.

gatillo 1

.

Las principales actividades de la jornada fueron la difusión de los casos y el reclamo de justicia. Por otro lado, se realizó un escrache a la fiscal del caso Araujo, por su intento de cerrar la causa. A la espera de que sus reclamos tengan respuesta, los familiares aseguraron que seguirán organizados y movilizándose.

.

Fiesta Negra y Amarillo Patito

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s