Black Sabbath en Argentina: ¡El metal está más vivo que nunca!

.

La banda fundadora del Heavy Metal tocó por primera vez en la Argentina el pasado domingo 06 de Octubre  en el Estadio Único de La Plata. El concierto, que contó con la presencia de miles de fanáticos,  formó parte de la gira mundial que están realizando por la presentación de “13”, su último álbum de estudio.

.

Es muy difícil para mí intentar escribir y describir un acontecimiento de tanta magnitud como el que tuve la suerte de presenciar. Para que usted, lector y lectora de estas palabras, pueda tomar dimensión de lo que estoy hablando va a ser conveniente que me remonte a un par de décadas atrás.

En el año 1968, mayormente recordada por la música hippie, nace en Inglaterra una banda que crearía un estilo musical totalmente nuevo y desconocido para el mundo entero: El Heavy Metal. Esta banda, como usted ya debe imaginar, se llamaría Black Sabbath y estaría conformada desde sus orígenes por: Ozzy Osbourne (voz), Tommy Iommi (guitarra principal), Geezer Butler (bajo) y Bill Ward (batería).  A partir de ese momento el Metal se expandiría a todo el mundo creando nuevos y distintos subgéneros. Por lo tanto es preciso decir que todos los conjuntos metaleros tienen y tendrán algo en común: ¡Todos son hijos de Black Sabbath!

.

.

Crónica del concierto

Muy temprano en la mañana, la ciudad de La Plata se notaba convulsionada tratándose de domingo cualquiera. Pues, no sólo habría un recital, sino que a unos cuantos kilómetros se jugaría el súper clásico del fútbol Argentino. Había muchas personas con remeras de River y de Boca, pero en su mayoría eran remeras negras con la inscripción de: “Black Sabbath”, “Ozzy Osbourne” y demás bandas del Metal Argentino e Internacional.  En las cercanías del estadio, ya en la tarde, se podían observar distintos puestos donde se vendía ropa (remeras del show), comida y toda clase de bebidas.

A las 18 hs. salió la primera banda al escenario: “Horcas”, conjunto de Heavy Argentino fundado por el recordado Walter Civile (ex v8).  El concierto duró menos de una hora y aún había muchas personas sin ingresar al Estadio. Luego de un breve receso se produjo el segundo gran acontecimiento del día: “Megadeth”, la banda estadounidense de thrash metal, pisaba fuerte el escenario para hacer vibrar a los miles de metaleros presentes. Hay que aclarar que había muchos que fueron al show sólo por verlos a ellos y de paso ver a Black Sabbath. Sin ser exacto el concierto duró una hora. ¡Fue un aperitivo de lujo! Había cinco pantallas que acompañaban con imágenes a David Mustain y al resto de los músicos, mientras sonaban clásicos como: “Hangar 18”, “Peace Sells” y “Symphony of Destruction” (Con el grito de “Megadeth” de fondo).

Una vez que tocaron las bandas teloneras se produjo el último receso de la noche (con música de AC/DC de fondo).  El estadio estaba casi colmado y la expectativa crecía con el correr de los minutos. Fue exactamente a las 21.15 horas cuando se apagaron las luces y una sirena (como la de los bomberos) comenzó a sonar e iluminar de rojo en la oscuridad para anunciar lo que todos los presentes estábamos esperando: Black Sabbath estaba entre nosotros.

El primer tema fue “War Pigs”, ¡Impresionante! Fácilmente se podía disfrutar de todos los instrumentos, cada uno tenía un volumen muy alto y un sonido muy claro. Lo mismo sucedía con la voz. Y aquí quiero hacer una mención especial para el maestro, para el gran Ozzy Osbourne: estamos hablando de una persona de 65 años que mantiene su voz intacta y no ahorra energías para expresarse ante su público. El loco Ozzy demostró estar más vivo que nunca y con mucha cuerda para seguir rockeando por doquier.

La gente acompañaba cada canción bailando, saltando, cantando, coreando y armando rondas entre ellos que se romperían por el pogo. Se notaba que cada una de las almas presentes vivía el show como lo que fue: la primera y última vez que Sabbath tocaría en Argentina. Al finalizar cada canción se podía escuchar en cada rincón del estadio el clásico cantito tribunero: “¡…Ole Ole Ole Ole Sabbath, Sabath…!”

Los temas que siguieron fueron “Into de Void”, “Under the sun / Every day comes”,  “Snowblind” y “ Age of reason”(tema perteneciente a “13”, el último álbum de estudio).

Fue en la sexta canción cuando se apagaron todas las luces y el estadio quedó a oscuras. El sonido de lluvia y campanas de fondo comenzó a sonar anunciando lo que estaba por venir. Si usted es fanático de la banda ya sabe de lo que hablo. Tommy Iommi nos erizó la piel cuando comenzó a tocar “Black Sabbath” el primer tema del primer álbum de estudio. Nada más para agregar, pero esta joya merecía un párrafo especial.

Las canciones procedentes fueron “End of the Biginning”,  el clasico “N.I.B” (con un solo de bajo impresionante de Geezer Butler), “Fairies Wear Boots” y “Rad Salad”. Fue entonces el momento de que se luciera el baterista Tommy Cufletos (Remplazante de Bill Ward) con un endemoniado solo que no tenía otra intención que dar paso a uno de los temas más esperado de la noche: “Iron Man”.  ¡Fue emocionante! Toda la gente del estadio, incluyendo campo y platea, saltaba, pogueaba y coreaba no sólo la letra, sino también los satánicos riff  que salían de la Gibson de Tommy.

Ya quedando poco para el final sonó “God is Dead”, “Dirty Women”(¡temazo!) y Children of the Grave (Tema poguero por excelencia). Fue entonces cuando los músicos saludaron al público y se retiraron. Luego de un muy breve receso, a oscuras, volvieron para cerrar la noche con el esperado “Paranoid”. Quien no tenía fuerzas, sacaba energías de donde no había para saltar y cantar este clásico. Quien no sintió la adrenalina correr por su cuerpo mientras sonaba este ícono del metal, simplemente no tiene sangre en las venas.

Fue un concierto que quedará grabado en la memoria de todos los presentes. En mi caso fue el mejor al que asistí y dudo que alguien pueda superarlo. Fue una noche especial, histórica e irrepetible. Hasta el clima nos acompañó. Tanto Ozzy como Tommy y compañía demostraron que los años, para algunos, no pasan. ¡Dieron cátedra! Una lección de cómo tiene que ser un show. Si alguien pensaba que el Metal estaba muerto se equivoca, ¡Está más vivo que nunca!

¡Vida eterna para Black Sabbath!

A continuación, un video de lo sucedido:

.

Dr. Metal

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s