Las aguas bajan turbias

.

Desde hace casi 3 años la Asamblea del Vivero de Miramar sale a la calle todos los domingos a expresar su lucha en defensa de los espacios públicos. El domingo 4 no fue la excepción. Nos contaron sobre la instancia en la que se encuentra la causa por la demolición de las cabañas y sobre el mal funcionamiento de la planta de efluentes.

.

COMUNA dialogó con uno de los integrantes de la Asamblea del Vivero, Fabián, quien nos comentó acerca del mal funcionamiento de la planta de tratado de efluentes cloacales. Ésta se construyó en Miramar en el año 2011 bajo una fuerte campaña de los gobiernos Nacional y Municipal. De hecho el lanzamiento de este proyecto contó con la presencia en la ciudad de Cristina Fernández. También nos habló acerca del juicio iniciado por dicha asamblea, la cual exige la demolición de las cabañas construidas sobre terreno público y paleontológico: el Vivero Dunícola Florentino Ameghino.

Una de las principales problemáticas acerca del funcionamiento de la planta es que está diseñada para descomponer la materia fecal producida por 70.000 habitantes que se estima van a vivir en Miramar en el 2014, sin contar con que en verano la población asciende a 120.000 personas. Es decir, que las bacterias descomponen el material de desecho producido por hasta 70000 personas, si la cantidad de ese material aumenta no logran descomponer absolutamente nada, ni si quiera una parte.

.

15d1e2cd_o

Fotografía: Asamblea del Vivero

.

Como se puede suponer el material que libera la planta de efluentes cloacales, no es agua potable sino material tratado. Fabián nos contó que después del tratamiento correspondiente “el material tiene que llegar a un curso de agua sea el mar o sea un arroyo o un rio, para esos  2 tipos de agua hay 2 estándares diferentes; una cantidad de coliformes, de nitratos, nitritos y pH determinado, son todos diferentes. De ninguna manera se pueden tirar a terreno seco.”

El presupuesto para su construcción que ronda los 20 millones de pesos provino de la Nación, luego el Municipio de General Alvarado pidió un sobrecrédito de 20 millones para construir los piletones de infiltración. “No hay que volver a pagar la planta para que se haga bien, esa obra fue paga por todo el país. La pagó el pibe de la villa 11-14 que compró un litro de leche”.  Los piletones están ubicados “de la mano de enfrente en la ruta donde está la planta. La función era que el agua tratada infiltre por los mismos y se vaya a las napas, no hicieron el estudio del suelo, por lo tanto no funcionaron y el agua en vez de tirarla a un curso de agua la tiraron al medio del vivero”. Además nunca van a funcionar correctamente debido a que no tienen la pendiente adecuada.

Agregó que la consecuencia del mal funcionamiento fue “que llenaron el vivero de material fecal. Las fotos estuvieron dando vuelta por los medios, las saqué yo por lo tanto doy fe de que eso es caca y cualquiera puede ver que es el vivero. Fueron  hectáreas del vivero inundadas en caca. Según el geólogo Drago eso es un cañadón natural inundable, lo cual no es totalmente cierto. Se inundó en una gran lluvia en 2002, pero en la  lluvia del año pasado cuando se inundó el arroyo del Parque Los Patricios- parque de la ciudad- esa zona estaba seca. No es una zona inundable, no es un curso de agua natural, no se puede tirar ahí.”

Desde la Asamblea del Vivero se hizo la denuncia ante las autoridades, las cuales no dieron  respuesta. Después ante los medios locales, “algunos nos dieron bola, otros no tanto. Entonces lo denunciamos en medios nacionales y ahí se armó la gran hecatombe. Nuestra responsabilidad ahí empieza y ahí termina, para eso hay organismos estatales de control y políticos de la oposición. Estos últimos hicieron un pedido de informe del análisis de agua a la Universidad Tecnológica de Mar del Plata que decía al pie del informe que no se hacía cargo de ese análisis porque ellos no habían tomado las muestras. Es como decir que Maradona se fue a hacer pis a su casa cuando le hicieron el control anti doping. Y el resultado parecía agua del tanque de mi casa, eso no era del charco de caca que nosotros habíamos encontrado en el vivero.”

Los encargados de la construcción fueron el Municipio, el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA) y una constructora privada. Parece que ninguno de los organismos estatales participantes supo ver ni corregir los errores en su edificación y planeamiento.

.

Fotografía: Violeta Porro

Fotografía: Andronona

.

.

Juicio por el uso de un espacio público y patrimonio paleontológico:

El otro tema charlado fue  el juicio que exige la demolición de las cabañas edificadas en el vivero, es decir, en un espacio público. (Ver nota de COMUNA , “Tiran árboles, levantan paredes“).

Fabián nos dijo: “Estamos a la espera del fallo del juicio que es a nivel nacional. De lo que trata ese juicio es de preservar el patrimonio paleontológico. Han construido sobre esa zona y es intocable. Más allá de que no respetaron leyes nacionales y  provinciales, ni ordenanzas municipales. La concesión se abrió por 10 días con un solo oferente, para lo cual tendría que haber actuado el Concejo Deliberante y no, lo firmó solamente el Ejecutivo. Un montón de agravantes. El pedido es la demolición de las cabañas si ganamos el juicio y no se demuelen, vamos a apelar. Se hizo desde la asamblea de vivero. En todas las problemáticas como fue la tala que se dio el año pasado-que salió en los medios nacionales- como  la planta  la asamblea se dedicó a denunciar. Acá tomó otra actitud porque tenía que ver con la privatización de un espacio público que tiene una función, es decir, nosotros no estamos barriendo arena de arriba de la cama porque existe el vivero de 504 hectáreas. Toda esa es zona de médano muerto, que se fijó con trabajo sobrehumano en la década del 20.”

Los integrantes de la asamblea dejan de lado las ideas políticas individuales para unirse tras su objetivo común; la defensa del espacio público. “Nos tildan de opositores y cualquiera que venga se va a dar cuenta que la asamblea en términos políticos partidarios es multisectorial, nos une un objetivo en común.”

Y aunque muchas veces son etiquetados como ambientalistas ellos marcan la diferencia o encuentran la conexión: “el espacio público tiene connotaciones que van más allá de cuidar el pajarito, es decir, no queremos que maltraten a los animales y cada especie cumple un rol. Pero el espacio público es un lugar de encuentro, de comunicación. Vos podes medir el estándar de vida de una población de acuerdo a la cantidad de espacios públicos que dispone.”

.

.

Violeta Porro

No es un policía, es toda la institución

.

Reproducimos las declaraciones del compañero que entre silencios y mentiras padeció el ya folclórico abuso policial, esta vez en la ciudad de Miramar. Lugar al que había concurrido para las actividades que se llevaron a cabo a raíz de la trágica desaparición física de la Laura Iglesias, trabajadora del Patronato de Liberados.

El día 31 de mayo de 2013 concurrí, junto con una delegación de compañeros de ATE, a la vecina ciudad de Miramar, en el marco de las actividades que se llevaron a cabo a raíz de la trágica desaparición física de nuestra compañera Laura Iglesias, trabajadora del Patronato de Liberados.

Alrededor de las 15 hs finalizamos nuestras acciones. No regresé inmediatamente a la ciudad de Mar del Plata, sino que me dirigí hasta el domicilio de un familiar y permanecí en esa casa hasta aproximadamente las 20  hs, momento en el que me retiré hacia la Terminal de Ómnibus para abordar el colectivo que me traería  de regreso a Mar del Plata.

.

comisaria1

.

En medio del trayecto, soy interceptado y abordado por dos personas de sexo masculino, vestidas de civil, una de las cuales (de aproximadamente veintipico de años) insiste en que me detenga, aduciendo ser funcionario policial. Dada la oscuridad reinante en el lugar, la hora, y el hecho de que justamente venía de haber participado en el reclamo del esclarecimiento del crimen de una compañera, obviamente que me sentí intimidado por el accionar de estas personas. Sin dejar de caminar, manifesté que si era policía, hiciera el favor de exhibir una identificación que lo acreditara como tal. La persona en cuestión hizo caso omiso a mi pedido, insistiendo para que detuviera mi marcha, sin mediar ningún otro tipo de explicación, a la vez que intentaba acortar aún más los escasos 2 ó 3 metros que nos separaban. Temiendo por mi integridad, continué mi marcha sin ni siquiera considerar la posibilidad de dejar que los dos sujetos pudieran tomar contacto físico directo conmigo, toda vez que temía pudiera ser robado, golpeado, herido o muerto.

Al cruzar la calle y transitar por la cuadra siguiente, los desconocidos se dirigen a un patrullero que se encontraba circunstancialmente allí estacionado y proceden a hablar con sus ocupantes, los cuales descienden del móvil y me intiman para que detenga mi marcha, acción que realizo inmediatamente. En esas circunstancias, y en medio de comentarios ofensivos hacia mi persona y a mi negativa de detenerme en la cuadra anterior (expresados por el segundo de los sujetos vestidos de civil, de mayor edad que su acompañante), los policías uniformados me empujaron contra la pared, a la vez que al menos uno de ellos se sumaba con sus expresiones y comentarios a las vertidas por el mayor de los sujetos vestidos de civil. Esta misma persona, a pesar de expresarle que tenía el documento en la mochila, que había viajado desde Mar del Plata con una organización gremial, y que me dirigía a la Terminal, le dijo a los uniformados que me colocaran “los ganchos” (sic) y que me llevaran. Ante esto, y por no saber que me podría ocurrir en manos de los cuatro represores y/o que destino podía tener en manos de “la bonaerense”, comencé (en alta y viva voz) a solicitar ayuda a los vecinos y transeúntes del lugar, manifestando que me estaban deteniendo sin haber cometido otro acto que caminar por la calle.

Ante mi actitud, los uniformados me apretaron las esposas y me llevaron con fuerza hacia el vehículo, y procedieron a montarme boca abajo sobre el borde de la caja trasera del mismo, a raíz de lo cual se me dificultó respirar, ya que con las manos esposadas atrás mi abdomen apoyaba directamente sobre el angosto metal, lo que me impedía inhalar adecuadamente (ya que, además, el más joven de los desconocidos vestidos de civil con su brazo presionaba sobre mi espalda. Luego pude saber que el represor en cuestión se llama Jonatan Arce y que, junto con su acompañante son personal de “toxicología” de Mar del Plata). A la vez que realizaban esta maniobra, uno de los uniformados se burlaba acerca de mi negativa de detenerme y por el hecho de solicitar ayuda a las personas del lugar.

.

comisaria2

.

Fui trasladado a la Estación de Policía Comunal de Miramar, y a pesar de haber concurrido al lugar el familiar en cuya casa había estado hasta pocos momentos antes, y a pesar de haberse comunicado desde Mar del Plata parte de las autoridades de la Comisión Directiva de ATE, y a pesar de tener mis documentos encima, se me retuvo en el lugar y a altas horas de la noche fui trasladado a la Unidad 44 de Batán, en la que me encerraron en una celda junto con otras tres personas que ya se hallaban en el calabozo, en la más completa oscuridad. Al otro día a la mañana me trasladaron a la Unidad Fiscal de Flagrancia de Mar del Plata (Juzgado de Garantías nº 4), en dónde permanecí hasta recuperar la libertad aproximadamente a las 15 horas, sin mediar explicación alguna y sin ni siquiera haberme tomado una declaración.

Huelga aclarar que nadie me dió una explicación acerca del motivo de mi privación de libertad. Ni el fiscal Fernando Castro en Mar del Plata, ni sus ayudantes, ni la policía en Miramar, y mucho menos en Batán. Entre las mentiras que obran en el acta que pergeñaron para tratar de justificar su accionar, uno de los sujetos de civil (el de mayor edad, que nunca se identificó y cuyos datos no figuran ni siquiera en el acta de referencia) expresa que mi detención obedece a que me ven retirarme de una bicicletería (?) en la calle 23, portando una mochila, y que podía ser un eventual comprador de estupefacientes (todo esto matizado con una descripción de mi apariencia física –barba, pelo largo-, características estas que, sumadas al hecho de que caminaba “presurosamente” (sic), fueron motivos más que valederos para que el represor de turno ejercitara su vocación coercitiva).

 

Pensamiento Mágico

Caso Taja: una condena que sienta precedente

.

El pasado viernes 14, en Tribunales de Brown y Tucumán, se desarrolló la última audiencia en el marco del juicio por el asesinato de Federico Taja. Allí se dictó la sentencia a Waldemar Chazarreta, el policía que ultimó al joven oriundo de Balcarce  la tarde el 24 de junio de 2011.

.

El 24 de junio de 2011 en la ciudad de Balcarce un hecho fatal convulsionaría, por un rato, la placidez de la sociedad balcarceña: el asesinato de un pibe de 17 años. Resulta curioso que fuera titulado por los medios como un “hecho confuso”. Tal confusión no existía: un policía de la DDI Mar del Plata, el oficial Waldemar Chazarreta, lo había fusilado por la espalda, a sangre fría. Sí, a sangre fría y sin ninguna mediación. Ese día Federico se retiraba de una casa, lugar donde se estaría por efectuar un allanamiento en el marco de un operativo “antidrogas”. Luego de perseguirlo a bordo de autos particulares, los oficiales logran cercarlo. En ese preciso momento, Chazarreta desciende del auto en el que se movilizaba con el arma cargada, dispuesto a disparar. Aquí toda confusión se evapora: no sólo un oficial, sino su institución, asesina a Federico Taja.  La Policía asesina a un pibe más.

A casi dos años de aquel día se desarrolló en Mar del Plata el juicio donde se juzgó al oficial Chazarreta. Las audiencias se llevaron a cabo, como se anticipó, en el 7º piso de Tribunales –emplazado en las calles Brown y Tucumán-. En esa sala quedó de manifiesto la impunidad con la que se manejan las fuerzas policiales, relatada con total cinismo por los oficiales que participaron del operativo en el que le arrebataran la vida a Fede. Las declaraciones por parte del imputado y sus “camaradas” de fuerza estuvieron marcadas por contradicciones, sobre todo al momento de describir asesinato. Ese elemento sirvió para dar cuenta de que Chazarreta había descendido del auto con un objetivo claro: disparar a quien se encontraba en el otro coche. La Fiscalía interviniente, a cargo de Rodolfo Moure, había pedido una condena de 11 años para el asesino. Por su parte, los abogados defensores de la familia de Federico exigieron una pena de 18 años. Vale destacar que el hecho fue caratulado como homicidio simple, que tipifica una pena máxima de 25 años. Una anotación al margen: Moure se ha manifestado públicamente a favor de bajar la edad de imputabilidad, lo que, evidentemente, no era un buen pronóstico al momento de estimar la condena.

.

???????????????????????????????

.

El pasado viernes se dictó la sentencia. Un colosal despliegue policial nos sorprendió en el 7º piso de Tribunales. La requisa era “obligatoria” y, en algunos casos, repetidas, dependiendo las caras de los asistentes que se dieron cita en el lugar. La fuerza policial portaba, además una actitud hostil y prepotente; escopetas, escudos y chalecos antibalas, para las poco más de 15 personas que nos encontrábamos acompañando el reclamo de justicia. Nada nuevo. Finalmente la condena se escucho. El Tribunal –compuesto por los jueces Aldo Carnevale, Juan Facundo Gómez Urso y Pablo Viñas– dictó 15 años. Los familiares de Federico afirmaron que la condena atribuida brinda alivio a tanto dolor. Lucía, hermana de Federico, comentó a COMUNA que, si bien la condena resultó ser mas dura de lo que esperaban –estimaban entre 8 y 10 años– es evidente que esos 15 años en cautiverio de Waldemar Chazarreta no valen lo que la vida de su hermano. Más adelante Lucía expresó que, en el tiempo transcurrido desde el asesinato de su hermano hasta la actualidad, han sido amedrentados de forma implícita –y no tanto–. Un claro ejemplo de ello es la anécdota en la que la hermana de Federico cuenta que fue arrancado el árbol que se había plantado en el lugar donde fue asesinado Fede, así como la placa que allí habían emplazado. Por último, agrega Lucía: “También la garita que se pintó por Luciano Arruga y Federico se demolió al tiempo. Intentaron dejar un mensaje y meter miedo, pero no hay que tenerlo. El miedo paraliza y nosotros nunca lo tuvimos, por eso fuimos por una condena que sea ejemplificadora”.

.

???????????????????????????????

.

Los 15 años a Chazarreta sientan un precedente importante en la lucha contra el gatillo fácil. Son miles los casos en los que las fuerzas represivas del Estado salen ilesas de los procesos judiciales. Y esto seguirá ocurriendo en tanto los mecanismos del Estado y el poder judicial sigan estando en manos de corporaciones, sean estas oficialistas u opositoras. Porque, como bien se insiste, no se trata de un policía, sino de toda la institución. Que los 15 años a Chazarreta sirvan de aliento para seguir reclamando justicia para todos los asesinados por la policía.

.

Viejo Verde y Dra. Gloria Carré

Comunicación revoltosa

.

El pasado 20 de abril un nuevo medio de comunicación se presentó públicamente en la ciudad de Balcarce. Se trata de Aucan, una revista de comunicación y prácticas populares, que viene a sumarse a la lucha por una comunicación comunitaria, alternativa y popular.

 .

“Quienes hoy damos nacimiento a Aucan, lo hacemos convencidos de que la comunicación comunitaria, alternativa y popular tiene que estar en función de los de abajo”. Así comienza la editorial del primer número de Aucan, trazando algunas líneas de cómo entienden la comunicación desde el colectivo que constituye la revista. Desde este medio afirman que “Aucan pretende ser un espacio de debate, de acción, de lucha.” El nombre es la traducción de “rebelde o revoltoso” en lengua mapuche.

La presentación oficial de Aucan se realizó el 20 de abril, en Plaza Libertad de la ciudad de Balcarce. La jornada comenzó a las 11:30 y consistió en de una radio abierta, sumado a los “piqueteos” del material, que consisten en la venta cara a cara con el público. La actividad finalizó pasadas las 18 hs., luego de una exitosa jornada donde se acercaron una gran cantidad de personas y se pudo expresar de qué se trata este nuevo medio.

.

aucan2

.

En este número de debut se presentan temas de relevancia local y nacional, como la problemática de los sin techo en Balcarce, con una nota a una compañera del barrio ubicado en 1 y 16, construido en tierras tomadas (Ver nota de COMUNA “Ni gente sin casa, ni casa sin gente”). También se aborda las fatales consecuencias que derivaron de las inundaciones en La Plata, poniendo de relieve, además, la solidaridad de vastos sectores de trabajadores. Por otro lado, Aucan nos trae una crónica sobre la toma y autogestión de la Sala Alberdi, que concluiría con la salvaje represión por parte de la Metropolitana. Asimismo podemos encontrar notas que ponen en discusión cuestiones acerca de la cultura popular, además de una sección denominada “Arte Emergente” que pretende dar difusión a los artistas que vienen trabajando de manera independiente.

Algo que destacan desde el colectivo editorial es que la redacción, edición y diseño es elaborado de manera colectiva, horizontal y autogestionada, lo que pone en escena que Aucan no se proyecta como un medio comercial. Esto es más que alentador, considerando que en Balcarce la situación de los medios de comunicación es poco solidaria para los sectores en lucha. La agenda pública esta dominada por un Multimedios, que dirige Leonardo Clasadonte, donde no faltan las lecturas anuentes con los sectores más conservadores y el la descalificación de todos aquellos que se oponen y organizan contra el estado de las cosas.

Desde COMUNA, queremos dar la bienvenida a los compañeros de Aucan a la batalla por otra comunicación que aporte que aporte a la lucha de las clases oprimidas. Que se multipliquen las voces, que seamos cada vez más los que, en el decir de Rodolfo Walsh, desmontemos las rueditas del engranaje.

 .

 

 Viejo Verde

Conseguí el primer número de Aucan en:

 Aucan.revista@gmail.com

Facebook: Aucan Comunicación / Aucan Revista (Página)

Twitter: @AucanRevista

Dos tareas imprescindibles: hacer justicia y no olvidar

.

El 1 de marzo comenzó en Dolores el juicio por la desaparición de Darío Jerez. Luego de 11 años, el pueblo donde residía se sigue movilizando.

Darío Jerez salió de su casa en Santa Teresita la mañana del jueves 25 de octubre del 2001, rumbo al trabajo -en la empresa Arcor-, mientras sus tres hijos iban al colegio. Antes de salir Darío le dijo a Viviana, su mujer, que volvía para almorzar. Ya era mediodía y como Darío no llegaba, Viviana comenzó a preocuparse. El contestador era la voz que sonaba en su teléfono celular. Viviana comienza a hacer varias llamadas y se entera que Darío no había terminado de realizar su trabajo en la empresa. Desde ese mismo momento ella inicia su intensa búsqueda. Habla con algunos vecinos. Luego con Carlos Subirol, quien trabajaba en la firma “Comprar” -una financiera en la que también trabajaba Darío- y era, además, amigo de ambos. Viviana desesperaba mientras Subirol la miraba con una quietud y pasividad al menos extraña. El siguiente destino fue la comisaría, donde no quieren tomarle la denuncia. Subirol le avisa que apareció el auto. Viviana va hacia donde estaba el auto, con una copia de las llaves del mismo. Llegan al lugar -junto a Subirol, quien además es abogado- y él mismo decide correr el auto de Darío. Había ya en la comisaría mucha gente. Desde ese momento, la policía citó a Viviana a la comisaría varias veces al día para hacerle preguntas. Viviana entendió luego que la policía buscaba un responsable en su casa, en ella.

Viviana decidió no quedarse en silencio. El pueblo de Santa Teresita hizo eco de la búsqueda, excepto Carlos Subirol (hoy Vicecónsul de España) y Alejandro Muñoz (en ese momento empleado con cargo en “Comprar”; hoy un empresario con múltiples propiedades: complejos, locales, edificios). Ellos manejaban una información que Viviana y el resto del pueblo no tenían. Durante ese tiempo, Subirol habría dicho a dos amigas de Viviana que se queden tranquilas, “que mañana cuando amanezca, a Darío lo van a encontrar culo al norte en un zanjón”. La búsqueda era del pueblo: bomberos, caballos, gente en la calle. La policía se vio empujada a la búsqueda por la reacción popular. Carlos Subirol sólo visitaba la comisaría y seguía el caso de cerca, ansioso. Hoy está imputado junto a otras cinco personas más. Subirol y Muñoz dicen que “la señora de Jeréz les manchó su buen nombre y honor”.

Los imputados al día de hoy son Jorge Eduardo Grande -en el momento de la desaparición era Secretario del Gobierno radical de Magadán-, Leandro Gastón Alzugaray, Gerardo Cristian Ibarra y Daniel Claudio López -ex funcionarios de la administración Magadán-, Alejandro Gustavo Muñoz y Patricia Graciela Sanabria. El mismo Gastón Alzugaray habría aseverado a Jorge Grande que se les había ido la mano con Darío.

.

jerez2

.

Cada vez que la causa apuntaba hacia el lado de la empresa “Comprar”, surgía algún distractor. En medio de la causa Viviana recibe un llamado de alguien que le dice que mató a Darío en La Lucila del Mar a las 9 am. Inmediatamente, se dirige a la comisaría y luego de llamar verifican que el teléfono desde donde se realizo la llamada, correspondía a un número Mar de Ajó correspondiente a un chico discapacitado que en su mochila contenía un escrito que decía lo mismo que el llamado telefónico, exceptuando que el horario decía “21 hs.”. A cambio de este “favor”, Cristian Ibarra, al poco tiempo,  llevaría materiales de su corralón a la casa del joven. Esta acción constituía toda una estrategia para demorar el acertado camino de la investigación. Luego Patricia Graciela Sanabria -amiga de todos los otros imputados en el caso- da un falso testimonio, que lleva a allanar el terreno más grande de San Clemente del Tuyú. Hecho que demoró aún más años la investigación.

No faltó la preocupación de Magadán al afirmar en la comisaría, “esta persona me interesa, esta persona vale, ¡búsquenla!”. Una preocupación que excedía lo “protocolar”. Él mismo traslado a Viviana al Ministerio del Interior, donde con total impunidad le afirmaron que “estos casos ocurren siempre, hay personas que se van y no vuelven”. Queda demostrado a todas luces que la causa fue movilizada por los familiares de Darío con un fuerte respaldo del pueblo de Santa Teresita, y no por los funcionarios cómplices. La misma Viviana asegura que aún sigue esperando respuesta del Ministro de Seguridad de la provincia, Ricardo Casal.

Si hasta aquí todo parecía siniestro, lo es aún más. 15 días antes de cumplir 15 años, Joaquín –el hijo mayor de Darío y Viviana- recuerda haber celebrado su cumpleaños con aquellos que luego estarían implicados en la desaparición de su padre.

Durante el 2001 en el Partido de la Costa ocurrió notablemente una seguidilla de hechos, que evidencian el contexto en que desaparece Darío: profanaciones de tumbas, asesinatos y bombas en la puerta de la Iglesia. La impunidad estaba a la hora del día.

La causa no durmió en los despachos de Tribunales. Y esto se debe fundamentalmente al empuje que han dado familiares, amigos y el conjunto de la comunidad, para desmantelar el entramado mafioso que salpicó al poder político y empresarial. Poder romper la barrera de “lo decible” y empezar a hablar de los desaparecidos en “democracia”, hasta ese momento era tabú. Quizás aún hoy todavía lo es, pero se empieza a evidenciar que en los hogares se habla de Darío Jerez. Para Viviana “es una herida abierta, todos quieren saber lo que pasó con Darío”. “Para saber qué pasó con Darío, necesitamos que la gente nos acompañe”. Para Joaquín, con el caso de su padre, se busca hacer un ejercicio de memoria, lograr la movilización y participación popular, romper con la impunidad, sentar un precedente.

El caso de Darío: uno más entre los tantos miles que salpican al poder político, empresarial y policial. Frente a los embates de la impunidad y la construcción del relato único de los “derechos humanos” dos tareas son imprescindibles: hacer justicia y no olvidar.

.

jerez1

.

El juicio por la desaparición de Darío Jerez comenzó el pasado 1 de marzo, después de 11 años del hecho. El mismo viene desarrollándose en el Juzgado Criminal Nº 2 de  Dolores, con gran apoyo del pueblo de Santa Teresita, en parte gracias a la difusión que realizó y sigue realizando “Radio Libre” de dicha ciudad. Los “no recuerdo” fueron las respuestas más repetidas por los testigos citados a declarar (claro está: de aquellos que sí respondieron con su presencia a la citación del juzgado). No recuerdan si conocían a Jerez, no recuerdan si Muñoz tenía relación con importantes políticos, no recuerdan si vieron a Alzugaray en los pasillos de la municipalidad, no recuerdan si Subirol dijo “cuando amanezca lo encontrás culo al norte” –refiriéndose a Darío-, no recuerdan si hacían descuentos de cheques… En fin, una amnesia colectiva de parte de quienes todo saben y nada dicen.

 .

Unicornio Azul y Viejo Verde

Persecución y castigo

.

Ayer, en la ciudad de Balcarce, se realizaron una conferencia de prensa, una concentración con posterior movilización y un escrache. ¿El motivo? Visibilizar el conflicto que sostienen trabajadores de la empresa multinacional McCain con la patronal. El detonante: un trabajador encadenado, tras ser despedido.

.

Ni bien ingresás a la planta de la multinacional McCain, un cartel te da la bienvenida rezando: “Ud. es el responsable de su propia seguridad”. Terrible, ¿no? Pero continúa: hace 5 días se encuentra encadenado en el ingreso Andrés Ruiz, un trabajador acusado – ¡sin ninguna prueba!- de sabotaje en algunas líneas de producción. Según la patronal, el trabajador cortó algunas cintas del sector donde es explotado. Para sostener esto no presenta ninguna prueba en la justicia. Pero, aún así, Ruiz fue despedido por el sólo hecho de que la empresa “prescinde de sus servicios”. Hay algo más que claro: Andrés Ruiz no saboteó ninguna línea de producción. Esto lo dicen el trabajador, sus compañeros y el accionar de la empresa.

.

mc4

.

¿Qué motivaría a una empresa a comenzar una persecución tan salvaje contra sus trabajadores? Respuesta: Ruiz y otros compañeros trabajadores –también perseguidos- fueron recientemente elegidos delegados para la comisión interna. Pero la cuestión se remonta a unos meses atrás. En octubre otro trabajador también se había encadenado por haber sido suspendido por el sólo hecho de reclamar sus derechos. En ese momento Andrés Ruiz y otros trabajadores activistas se solidarizaron con su compañero. A partir de ahí fueron “fichados” por la empresa –o por los “carneros” que hacen el papel de comisarios del capital extranjero-.

Llegado el proceso electoral para comisión interna se presentaron dos listas: una de activistas independientes y la otra armada desde la gerencia de la empresa. En el medio: amedrentamiento a los activistas, bajada de un candidato, la empresa convocando a votar a la lista pro – patronal. Había una claridad manifiesta: era necesario bajar a como de lugar la lista independiente. Llegado el escrutinio, más del 68% de los trabajadores de McCain apostaron a la lista independiente de la empresa.

Lo anterior constituyó, sin dudas, una derrota para McCain y para la burocracia sindical del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), que aún hoy desconoce a la comisión electa que deberá asumir el 27 de diciembre. Según las declaraciones de los trabajadores, no contentos con la situación de persecución permanente inventan una causa y un despido injusto contra quien forma parte de una nueva camada de activistas independientes, que se plantan frente a la política anti-sindical y anti–obreril de la empresa, con la complicidad del Sindicato y su delegado. También es menester señalar el proceder de los gobiernos en sus diferentes estamentos, dado que Gendarmería Nacional y fuerzas policiales fueron movilizadas para defender a la empresa del accionar “terrorista” de los trabajadores.

.

mc3

.

Por esta seguidilla de casos, y con el encadenamiento de Ruiz frente a la planta como detonante, ayer a la mañana se desarrolló una conferencia de prensa de los trabajadores de la comisión interna nueva, donde se convocó a una concentración con posterior movilización para las 18hs. El punto de encuentro fue la rotonda de Plaza Libertad, en Balcarce. Un centenar de personas se reunieron para difundir la situación de Ruiz y de todos los trabajadores en general, enfatizaron en la denuncia a Ezequiel Fattorini, gerente de recursos humanos de McCaín y promotor de las prácticas persecutorias. Mención aparte merecen la presencia de la CTA Michelli y CGT Moyano, que volantearon un comunicado con la firma de ambas centrales sindicales, denunciando a Fattorini y la política antisindical de la empresa. Por su parte el STIA emitió un comunicado desconociendo las medidas de fuerza convocadas por los activistas, demostrando su connivencia con los dueños de la empresa. La CTA michelista respondió con una serie de críticas, arrojándose a sí misma la potestad de un “sindicalismo diferente” al que apela el STIA. Por su parte, la CGT moyanista, ante esto, decidió callar. También se encontraban presentes el Espacio Cultural Alternativo (ECA), quienes en su comunicado, emitido el día domingo, denunciaron la política de persecución a la que son sometidos los trabajadores y se solidarizaron con Andrés Ruiz. Asimismo, se declaran a favor de un sindicalismo de base, combativo y antiburocrático y denunciaron la presencia de las fuerzas represivas.

.

mc6

.

Una vez finalizada la concentración, los presentes se movilizaron hasta la Secretaría de Trabajo para finalizar con un escrache frente a la casa de Fattorini. Luego, el grupo de personas se trasladó hasta la ruta 226 donde se encuentra la planta de McCain, para hacer llegar la solidaridad al trabajador encadenado.

.

Voces en lucha

 

COMUNA dialogó con Martín, integrante de la comisión interna electa, quien nos explicitó el origen del conflicto y su estado actual.

.

Comentanos, Martín, cómo se genera el conflicto.

 

El conflicto empieza a generarse con la llegada de un nuevo gerente de recursos humanos, Ezequiel Fattorini, con la intención de agudizar la persecución a los compañeros que nos estamos queriendo organizar, de los compañeros más combativos, de aquellos que estamos defendiendo los derechos de todos los trabajadores y trabajadoras que desarrollamos nuestra actividades en la planta McCain. El conflicto arranca con este sujeto carnero de la multinacional canadiense, que viene con claras intenciones de amedrentar, aplicando sanciones. En el mes de noviembre tuvimos elecciones sindicales. Claramente estaban apuntando a nosotros.

.

En esas elecciones hubo dos listas con afinidades distintas, ¿me contás un poco sobre eso?

 

La lista opositora a la nuestra era claramente cipaya, la multinacional en complicidad con el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación, con el delegado Marcelo Wagner. Todos ellos en complicidad con un integrante de la lista opositora (Blanca), intentan mediante falsedades engañar a la gente y en el escrutinio del pasado 29 de noviembre los compañeros le dan la espalda consiguiendo ellos sólo un 30% de los votos. También el conflicto venía desarrollándose con la suspensión de un compañero y ahora el despido arbitrario de Andrés Ruiz, que hoy se encuentra encadenado en la puerta de la fábrica. El compañero Andrés era uno de los candidatos elegidos para la renovación de la comisión interna. Para esto nos bajaron un candidato de la lista y empezó una campaña hacia el resto de los compañeros. La comisión interna asume el 27 de este mes. También es necesario remarcar que van por la cabeza del compañero Walter Villareal, que es el compañero más combativo.

.

Martín, ¿cuál es el papel del Sindicato?, ¿se hizo presente?

 

Cuando despiden al compañero, no se hacen cargo, evidentemente por conveniencia económica. Recordemos que esto es una multinacional que maneja varios millones por día y es evidente que hubo un arreglo entre Marcelo Wagner (representante del STIA en McCain), McCain y la lista Blanca, que consistía en sacar del medio a nuestra lista. Lo que le pedimos al Sindicato es que se hiciera presente, se haga cargo de esta situación, y aún hoy no dio la cara. Ahora nos están acompañando la CTA y compañeros de otros sindicatos en este reclamo y en esta lucha que consideramos legítima.

 .

Hace pocas horas el STIA sacó un comunicado repudiando las medidas que vienen desarrollando los trabajadores, supongo que no les cayó muy bien…

 

Los trabajadores de base hemos declarado asambleas permanentes y en estado de alerta y movilización, el sindicato carnero desconoce a los mismos trabajadores; de quienes deberíamos ser los representados. Ellos están desconociendo todas las acciones que los trabajadores mismos venimos desarrollando.

.

¿Qué sucede ahora con la comisión interna que fue electa?

Wagner desconoce todas estas medidas, pretendiendo sacar a la Lista Verde, que ganamos con el 70% de los sufragios. Los compañeros trabajadores vieron en nosotros que vamos a defender a ultranza los derechos que nos corresponden. Mediante argucias y por conveniencias económicas, desconocen lo que venimos haciendo y pretenden sacarnos los fueros gremiales para ir por la cabeza de los siete compañeros que hoy representamos la lista verde y que el día 27 de diciembre asumimos.

.

Por último ¿Cómo plantean seguir de acá en adelante?

 

Lo que hoy estamos exigiendo es la reincorporación de Andrés Ruiz, ya que la justicia misma lo declaró sobreseído por falta de pruebas en su contra. Nosotros vamos a seguir con todas las medidas necesarias para defender a los compañeros trabajadores.

.

mc2

.

Además de Martín, COMUNA tuvo la posibilidad de hacerle algunas preguntas a Andrés, el trabajador que se encuentra encadenado. Es necesario aclarar que no fue para nada una situación fácil, ni cómoda, ni fue una nota ordinaria. Estábamos frente a un trabajador que se plantó, con su cuerpo y sus ideas, a una patronal multinacional, contra los atropellos a sus derechos laborales.

.

Andrés, ¿por qué decidiste esta acción directa?

 

El conflicto arranca cuando otro compañero se encadenó para defender sus derechos. Ahí yo me solidaricé con él. Un día vengo, cuando vengo por mi día de descanso, y me encuentro con que mi nombre andaba dando vueltas por que se había roto una cinta. Entonces me llaman y me sientan. Ahí me dicen que sabían que yo había roto la cinta y que si firmaba mi renuncia me retiraban la causa penal.

.

¿Cuál te parece que era la intención?

 

Querían ahorrarse el proceso judicial por el supuesto sabotaje, el cual no existió en ningún momento. A partir de allí comienza todo. Yo me retiro y con los abogados averiguamos si había alguna denuncia. No había en ese momento.

.

¿Por qué pensás que ocurren todas estas represalias??

 

Pienso que por solidarizarnos y defender al compañero Potín, que se encontraba encadenado en su momento. Ni siquiera los animales merecen estar encadenados. De golpe me encuentro con toda esta situación. El compañero se libera y siguen conmigo con este supuesto sabotaje. Veníamos con algunos reclamos también, sobre roturas de caño de amoníaco, ellos querían que trabajáramos con máscaras que no eran para esa clase de trabajos. Denunciamos eso y empezó todo.

.

Algunas palabras posteriores y el diálogo se corta. El notorio cansancio y la angustia de estar cinco días encadenado, no son una boludez.

Los trabajadores se encuentran en estado de alerta y movilización. Las asambleas seguirán desarrollándose en las próximas horas.

Que sirvan estas líneas para, con urgencia, exigir que se reincorpore a Andrés Ruiz a la fábrica y cese la persecución contra los trabajadores activistas y combativos.

.

Viejo Verde

La mató la policía, la mató la justicia

.

El 4 de febrero del año 2001 era un día de calor. En las radios se escuchaba el nombre de Natalia Melmann, una chica de 15 años que había desaparecido. Sus padres, hermanos y amigos salieron a buscarla desde temprano. Unas horas más tarde gran parte de la ciudad de Miramar estaba en la calle reclamando la aparición con vida. La policía decía no saber nada. Uno de sus tantos cómplices, Enrique Marcelo Honores -Intendente del Partido de Gral. Alvarado por esos tiempos-, preparó el terreno para que los asesinos pudieran moverse con rapidez. Cuatro días después apareció en el Vivero el cuerpo sin vida de Natalia, zona por la que se había realizado previamente un rastrillaje. La policía borró huellas, fabricó un culpable, paseó el cadáver por destacamentos y aguantaderos. Todo esto ocurrió después de haberla torturado, violado y asesinado. Y todo esto mientras un pueblo entero la estaba buscando. Sin funcionarios ni un sistema judicial tan corrompido, la yuta no tendría el “permitido” de ser asesina.

Cuando apareció el cadáver de Natalia después de 4 días de búsqueda, la población de Miramar volvió a movilizar, pero ahora con los objetivos de exigir justicia y denunciar a sus asesinos y a todos sus cómplices. Paso obligado fue la comisaría, donde se realizó un escrache al cual la caballería respondió reprimiendo con gases lacrimógenos. Desde entonces la familia Melmann es doblemente víctima: sigue recibiendo amenazas, fue agredida, su casa fue baleada y hasta el HCD de Gral. Alvarado ha decidido sacar una placa recordatorio colocada por el pueblo en la comisaría en un aniversario del asesinato.

El caso de Natalia fue el primero en hacer público los diferentes abusos de la policía contra los jóvenes. Desde hacía años la “cana” en Miramar perseguía, hostigaba, golpeaba  y violaba adolescentes, amenazándolos después con matar a su familia, si a las víctimas se les ocurría hacer una denuncia. Las famosas razzias en los boliches  terminaban con pibes golpeados y pibas manoseadas. Los insultos que propiciaban los policías desde los patrulleros a las mujeres, casi siempre con connotaciones sexuales, eran cosa de todos los días. Como no alcanzaba con ese plantel policial, empezaron a mandar la peor escoria de otras ciudades, la de Mar del Plata entre ellas. Los responsables de casos de “gatillo fácil” eran trasladados a Miramar a una especie de rehabilitación. No cumplían condena por homicidio, sino que iban a pasar unas vacaciones a “La ciudad de los niños”. Si en ese contexto no mataban a nadie, estaban rehabilitados y podían volver a su ciudad de origen a continuar usando la chapa.

Pero no fue este el último caso en el cual resultó implicada la policía. En el año 2005 desapareció “Manolo” Duarte, de 15 años de edad. Otra vez, rastrillajes, algunas pruebas eliminadas y otras dibujadas. El último lugar en donde estuvo Manolo fue en la casa de un amigo, hijo de policías. A diferencia de Natalia su cuerpo nunca apareció. Solo una parte de su tibia se encontró en un arroyo meses después, las pruebas de ADN tardaron casi un año en demostrar que pertenecía al cuerpo de Manolo. Todavía no hay causa, ni culpables de su muerte. En una ciudad de pocos kilómetros de largo y ancho, de pocos habitantes, permanecen los “desaparecidos” durante días y meses. Los responsables  libres.

La investigación del homicidio de Natalia estuvo teñida de más corrupción. Finalmente hubo culpables -asesinos y violadores-: Oscar Echenique, Ricardo Suárez y Ricardo Anselmini, los tres pertenecientes a la Policía Bonaerense -conocidos abusadores de la autoridad en Miramar- y Gustavo “El Gallo” Fernández, quien “entregó” a Natalia a estos asesinos -encargado de hacer trabajos sucios para la policía-.

En el año 2002, el Tribunal Oral en lo Criminal n º2 de Mar del Plata condenó a los 3 ex policías a la pena de reclusión perpetua por resultar responsables de los delitos de “privación ilegal de la libertad agravada, abuso sexual agravado y homicidio triplemente calificado por ensañamiento, alevosía, en concurso con dos o más personas para procurar su impunidad”. El “Gallo” Fernández fue condenado a 25 años de prisión acusado de ser el “entregador”.

En el año 2006 el Tribunal de Casación redujo la pena a prisión perpetua, otorgándole así a los tres asesinos, beneficios como salidas laborales o transitorias. En el 2010 este fallo fue revocado por la Suprema Corte de Justicia bonaerense, que aprobó la condena a reclusión perpetua, por lo que la defensora de los policías recurrió al máximo tribunal de la Nación, el cual también confirmó la pena en abril último. Para denunciar esta situación, Gustavo Melmann, padre de Natalia, llevó a cabo una huelga de hambre frente a Tribunales en Buenos Aires. También denunciaba que la Sala I de la Cámara de Apelaciones de Mar del Plata recomputó la pena de Anselmini con el beneficio del 2 x 1, y con sólo 8 años de prisión cumplió 17 de la condena, por lo que goza de esas salidas transitorias. A Gustavo Fernández también le redujeron la pena a 10 años de prisión, pero como fue condenado por otro homicidio, aun permanece preso. Según la justicia hay gente que puede matar dos veces y pagar por una sola.

El 27 de octubre empezaron a gozar de las salidas transitorias los asesinos Suarez y Echenique. En repudio a esta decisión descarada de la justicia, en manos del titular del Juzgado de Ejecución Penal 1 de Mar del Plata, Ricardo Gabriel Perdichizzi; se realizaron cortes en los accesos a Miramar con el fin de no permitir el ingreso de los asesinos a la ciudad. Uno de ellos, Echenique dio como domicilio la casa de un familiar que se encuentra a dos cuadras de la casa de la familia Melmann. Tanta impunidad es provocación. 48 horas de libertad al mes para un asesino es demasiado aire para algo que está excesivamente podrido.

El aparato represivo del Estado sigue intacto y miles de Natalias y Manolos y Lucianos y Julios López seguirán apareciendo si se sigue naturalizando esta brutal práctica. Sin dudas a Natalia la mataron tantas veces como liberaron a sus asesinos. Pero también vuelve a nacer en cada corte, en cada manifestación, en cada señalamiento a sus verdugos.

.

Violeta Porro